persona vacunada.jpg
Getty Images
24 julio 2021 11:07hrs
26 julio 2021 11:07hrs
Redacción ADN40
Salud

Por qué sigue habiendo contagios entre personas vacunadas de COVID-19

No cabe duda de que todos somos susceptibles ante la COVID-19, pero hoy te compartimos el por qué las personas vacunadas también pueden sufrir contagios

Cada día es más común escuchar que los contagios siguen en aumento en todo el mundo, algunos países han decidido tomar medidas más fuertes a fin de que los infectados por COVID-19 no sigan esparciendo el virus, sin embargo, lo que más ha preocupado a la población es que las personas vacunadas también se han incluido en estas cifras.

Lo cierto es que el aumento de casos se puede deber a varias razones, como por ejemplo, que la inmunización está avanzando de a poco, que las gente está relajando las restricciones sanitarias al no respetar lo de los lugares cerrados o el uso correcto del cubrebocas, así como la variante Delta que ha mostrado ser sumamente contagiosa.

Por qué la gente vacunada se contagia de COVID-19

Es vital aclarar, que los contagios en personas vacunadas no deben interpretarse como que las vacunas no funcionan, de hecho, en caso de contagiarse con la COVID-19, es probable que la infección cause pocos o ningún síntoma. De hecho, en repetidas ocasiones, los expertos han aclarado que las vacunas son eficaces para prevenir la enfermedad grave y la muerte, no se trata de un escudo que evitará la infección al cien por ciento, y justo por eso, es importante que la gente se siga cuidando a pesar de estar inmunizado.

Lo más preocupante de que las personas vacunadas se contagien COVID-19, es que puedan desarrollar una enfermedad prolongada, con síntomas poco conocidos que persistan después de que la infección activa desaparezca.

Aunque el contexto pueda parecer preocupante, los expertos señalan que los casos de contagios en personas vacunadas son relativamente poco frecuentes, en Estados Unidos, por ejemplo, más del 97 por ciento de los hospitalizados no están vacunados contra la COVID-19.

Asimismo, la dosis de exposición hacia el virus también es importante para sugerir que las personas vacunadas se puedan contagiar, ya que se ha comprobado que las que se exponen a dosis bajas del coronavirus pueden no infectarse o no de forma perceptible. Pero por otro lado, los individuos que se exponen a cargas virales extremadamente altas tienen más probabilidades de infectarse.

En este sentido, los contagios por COVID-19 se agravan a medida que las tasas de transmisión aumentan en la comunidad, es decir, cuando hay una mayor exposición al virus. De ahí la importancia en que la inmunización avance de forma mucho más rápida y evite que el virus se propague.

Por su parte, Celine Gounder, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Hospitalario Bellevue de Nueva York, comparó la cantidad de protección que ofrecen las vacunas con un paraguas que mantiene a la gente seca en una lluvia temporal. “Pero si estás en un huracán, igual te vas a mojar”.

Otra variable para que las personas vacunadas sufran contagios es de acuerdo a los anticuerpos que hayan desarrollado tras la inmunización, así como la potencia de estos ante las variantes del coronavirus.

Esto es algo más individual, pero la parte buena es que todas las vacunas existentes parecen capaces de prevenir la enfermedad grave y la muerte por cualquier variante detectada hasta el momento. Además, en caso de contagios, las defensas inmunitarias preparadas por las vacunas deberían reconocer el virus y destruirlo antes de que se produzcan daños importantes.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias