leyendas de terror.jpg
TW: MatySwag23
18 octubre 2021 14:10hrs
Actualizado el 18 octubre 2021 14:10hrs
Redacción ADN40
Estados

12 leyendas de terror de México: de la Pascualina a la Llorona

¿Eres fan de las historias de terror? Te compartimos una lista con algunas de las leyendas más icónicas y misteriosas de todo México.

No cabe duda de que México cuenta con una de las culturas más ricas en cuanto a relatos y cuentos; todos ellos surgidos de la mezcla de tradiciones europeas e indígenas. Probablemente las leyendas de terror sean las más conocidas y no solo a nivel nacional, sino mundial, donde seguramente el personaje más destacado es La Llorona.

En cada lugar de México existe un vasto repertorio de historias de terror, con espectros, callejones o casas misteriosas e inclusive con personajes históricos. A continuación te compartimos 12 leyendas de diferentes estados que en definitiva debes conocer.

Leyendas de terror más populares en México

El Charro Negro

Un misterioso hombre vestido con un traje negro de charro de gala deambula por los pueblos circundantes a la CDMX, montando un enorme corcel color azabache; se dice que este espectro es el embajador del diablo.

La leyenda cuenta que cuando el Charro Negro aparece, trata de seducir a las mujeres con las que se topa. Si la dama prueba ser virtuosa, el fantasma la deja ir; pero si ella accede y monta el caballo fantasmal, el espectro se la lleva cabalgando al infierno.

La planchada

Podría ser una de las leyendas de México más recientes, se ubica en el siglo XIX, en el Hospital Juárez de la CDMX. Se dice que la enfermera Eulalia era una muchacha guapa, rubia y de ojos claros.

Su apariencia siempre era impecable con su uniforme alineado y planchado. Un día, ingresó un nuevo doctor, que para variar era muy coqueto con todas las enfermeras. Lamentablemente Eulalia se enamoró de él.

Después de un tiempo, resultó que el hombre tenía otra relación y que prefirió renunciar a su trabajo para empezar una nueva vida. Desdichada y traicionada, Eulalia se suicidó y aunque para algunos puede causar terror ver a esta enfermera por los pasillos y habitaciones del hospital, se dice que en realidad se dedica a velar por el bienestar de los pacientes.

La Pascualita

Esta leyenda de México, también se ubica en Chihuahua y narra la historia de un maniquí que existe en el aparador de la tienda de vestidos de novia “La Popular”. Esta figura que se encuentra en el local de 1930 parece ser real, pues dicen, tiene uñas, huellas dactilares, cabello rubio y una mirada penetrante.

Existen diversas versiones del origen de la Pascualita, pero una de las más populares asegura que es el cuerpo embalsamado de la hija de la dueña original de la tienda. La joven falleció el día de su boda luego de ser picada por un alacrán y como su madre no pudo soportar la pérdida, decidió preservarla para siempre.

El terror de esta historia yace en que hay varias personas que aseguran que el maniquí se mueve, sale a caminar por la calle o incluso apaga las luces de la tienda.

Las brujas de Naica

Esta ciudad del estado norteño de Chihuahua no solo tiene a las imponentes cuevas de cristales que tanto han fascinado a la comunidad científica; también son el hogar de decenas de leyendas sobre brujas poderosas.

Según la sabiduría popular, las malvadas mujeres salen de las minas con forma de bolas de fuego entre las diez y la doce de la noche, para llevarse a las jovencitas y convertirlas en espíritus endemoniados.

El Nahual

Esta es otra de las leyendas que más se conocen en México, pero por tratarse de un ser sobrenatural algunos lo catalogan más como un mito.

La historia es común en pueblos como Juchitán, Oaxaca o Chiautempan, Tlaxcala; se dice que el nahual es un brujo que había vendido su alma al diablo para cometer fechorías y que posee la capacidad de transformarse en todo tipo de animales.

El vampiro del Panteón de Belén

De acuerdo con esta leyenda de Jalisco, hace muchos años Guadalajara fue azotada por una extraña plaga que causaba la muerte de animales y hombres después de la puesta del sol. Corría el rumor de que la ciudad era azotada por un vampiro, por lo que las autoridades de la ciudad se reunieron para cazar a la criatura.

Un hombre les aseguró que para atraparlo la ciudad debía causarle hambre; pronto no hubo un ciudadano que se aventurara a salir desprotegido de su casa después de la puesta de sol.

Dos semanas después, los caza vampiros vieron a un hombre de aspecto extraño al que pronto dieron muerte. Enterraron sus cenizas en el Panteón de Belén y de la tumba empezó a crecer un árbol maldito que está cercado con una valla para que la criatura no pueda escapar jamás.

La leyenda dice que el día que el árbol sea derribado o que las raíces rompan por completo la lápida, el famoso vampiro regresará para llevar a cabo su venganza.

La Mulata de Córdoba

Esta es una de las leyendas que se encuentra en el Archivo General de la Nación, que se dice que fue real y aconteció en el estado de Veracruz.

Se dice que en la época de la Inquisición, una hermosa mujer mulata que era hábil con la herbolaria fue acusada de mantener un pacto con el diablo y se corrió el rumor de que practicaba la brujería debido a su herencia africana.

Las autoridades del Santo Oficio fueron presionadas por un hombre poderoso despechado porque la Mulata lo había desdeñado. La acusaron de darle una poción al hombre para hacerle perder la cabeza; incluso algunos habitantes, por miedo de ir en contra de la fe católica y de ser juzgados inventaron haberla visto volar, reír macabramente, entre otras cosas; por lo que la mujer fue encerrada en la cárcel de San Juan de Ulúa, en el puerto de Veracruz; y condenada a la hoguera.

Todos los días, la Mulata dibujaba un barco en las paredes de su celda, hasta que una noche un guardia se acercó y la mujer le preguntó qué le hacía falta al dibujo, a lo que él respondió “Navegar”.

Acto seguido, la Mulata gesticuló una sonrisa endemoniada y saltó al dibujo que empezó a moverse por las paredes de la prisión hasta perderse en las sombras. El terror se apoderó de las autoridades y carceleros cuando encontraron la celda vacía y al guardia sin vida.

El fantasma del Cerro del Lobo

Se cree que este lugar ubicado en la reserva ecológica del Parque de Santa Apolonia de Pachuca, Hidalgo, es el lugar por donde una mujer vestida de blanco se pasea en las noches de luna llena.

Se dice que la aparición no daña a las mujeres, pero como en muchas otras leyendas, intenta seducir a los hombres con los que se topa, para después arrojarlos desde las altas peñas del cerro.

La isla de las muñecas

Una de las leyendas más actuales que se contextualiza en la CDMX, específicamente en los canales de Xochimilco. Hoy en día este lugar se ha vuelto muy turístico pues posee cierto grado de terror y de misterio.

Se dice que por los años 50, un hombre llamado Julián Santana decidió recolectar todas las muñecas que aparecían en la zona del canal, después de que una joven muriera ahogada.

El hombre decía que había oído los lamentos de la muchacha y, las muñecas o partes de ellas las fue colocando como supuesto símbolo de paz y protección, a fin de espantar a los espíritus malignos. Pero ahora, la leyenda cuenta que es él quien de repente aparece a cuidar de sus muñecas.

El niño panteonero

La historia se ubica en el pequeño pueblo de Santiago de Momoxpan, entre la ciudad de Puebla y Cholula en México. Se dice que hace muchos años, los habitantes contaban leyendas sobre la aparición de seres extraños, ruidos de cadenas y metales por las noches, así como de pequeñas flamas azules que causaban terror entre quienes las veían.

Hay quienes cuentan que de vez en cuando aparece un pequeño niño con huaraches y taparrabo diciendo que sus padres están enterrados bajo la tierra y que no descansarán hasta que sean llevados a un lugar sagrado.

Con el pasar de los años, los habitantes han afirmado que el pueblo es un enorme cementerio indigena y que constantemente se ven apariciones; inclusive han encontrado restos humanos a los que les dan una cristiana sepultura.

La Llorona

Innegablemente esta es una de las leyendas de terror más famosas de México. A grandes rasgos esta historia de la época Colonial narra cómo una mujer indigena tras ser traicionada por parte de su amado, lleva a sus hijos a la orilla del lago y los ahoga.

Devastada y culpable, la mujer se quita la vida y desde entonces está condenada a vagar por las calles lamentando la suerte de sus pequeños, gritando ¡Ay, mis hijos!

La tumba de Nachito

Al parecer el panteón de Belén en Guadalajara tiene varias leyendas en su interior, pues además del famoso vampiro también está la historia de Nachito.

Cuentan que este pequeño niño era nictofóbico, es decir, que le daba miedo la oscuridad. Así que para dormir, sus padres colocaban dos antorchas que iluminaban su cuarto, sin embargo, un día, al querer despertarlo se percataron de que el niño había muerto, la causa, un infarto.

Desde la primera noche del entierro, el cuidador del panteón escuchó ruidos extraños, por lo que decidió ir a investigar y descubrió que el ataúd de Nachito estaba en el exterior. La misma escena se repitió por algunos días, hasta que el hombre decidió hablar con los padres del niño.

La madre supuso que aunque Nachito había muerto, a él le seguía dando miedo la oscuridad por lo que decidieron colocar su tumba al exterior, fuera de la tierra.

La historia de Nachito ha sido tan conocida que es una de las leyendas más famosas de México, al grado que cada 24 de mayo, día de su fallecimiento, varias personas acuden a su tumba para dejarle algunos juguetes.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias