urna de cenizas.jpg
Getty Images
02 agosto 2021 13:08hrs
02 agosto 2021 13:08hrs
Redacción ADN40
Ciencia

Aquamación, el proceso para un cuerpo que no genera contaminación

¿Sabes qué es la aquamación? Aquí te contamos todo lo que debes de saber sobre una de las alternativa sin contaminación que hay para cuando una persona muere

En los últimos años, la industria funeraria ha pensado, planteado y desarrollado nuevas alternativas sin contaminación, es decir, ecológicas y sustentables para abordar una fase inevitable de la vida, la muerte . Por eso hoy te informamos qué es la aquamación y en qué consiste.

Cuando una persona fallece , lo más común es decidir entre la sepultura y la cremación, sin embargo, ahora ya existen, como mínimo, otras dos alternativas sin contaminación por las que se puede optar: urnas ecológicas y aquamación.

La aquamación se desarrolló inicialmente en Canadá, por la empresa Bio-Response Solutions, pero ya comenzó a expandirse a otros países como Estados Unidos, Canadá, algunos de Europa y Latinoamérica, así como en el estado de Baja California, México.

Qué es la aquamación

Es un método de aceleración en el proceso natural de desintegración de las células, basado en la combinación de agua y altas temperaturas que desintegran el cuerpo; teóricamente, a través de un método físico-químico de hidrólisis se obtiene el equivalente de cenizas.

A diferencia de la cremación, en esta no hay emisiones de dióxido de carbono (CO2) al medio ambiente, además utiliza 90 por ciento menos de energía y emite 160 veces menos partículas finas, por lo que resulta un método sin contaminación, amigable con el medio ambiente y que cumple con las normas ambientales y de salubridad establecidas por las autoridades mexicanas.

Cómo funciona la aquamación

Para lograr la hidrólisis alcalina, se requiere un cilindro de acero inoxidable que es sellado herméticamente, en él se coloca el cuerpo y posteriormente se ingresa una solución de hidróxido de potasio y agua a 93°C (200°F).


El proceso de aquamación dura de tres a cuatro horas, hasta que lo único que queda es el sistema óseo. Al final los huesos son blandos, por lo que son triturados y entregados a la familia del difunto en una urna, similar a las cenizas de un proceso de cremación, un polvo muy fino y blanco.

El líquido residual no contiene ADN, y el procedimiento usa sólo el 10 por ciento de la energía que usa la cremación. De hecho, se ha comprobado que el agua que queda tras el proceso de aquamación es menos dañina al medio ambiente que el agua con jabón.

Muerte ecológica

Sin duda esta es una iniciativa que puede ayudar al medio ambiente, pues se ha comprobado que la cremación y la inhumación liberan una gran contaminantes, eso sin contar que los ataúdes de madera y de metal también generan un impacto negativo, ya que tardan en desintegrarse varios años.

Se espera que en un futuro, la aquamación llegue a más países y se convierta en un servicio funerario como cualquier otro, destacando la conciencia ambiental. Cabe resaltar que también existe la opción de las urnas ecológicas sin contaminación, las hay a base de arena, sal, tierra e incluso con semillas para que crezcan árboles.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias