doctores ginecólogos
Pexels
19 marzo, 2021
Redacción ADN40
Internacional

Casi pierde la vida por una emergencia: no revisar su DIU

Debido a que el DIU se incrustó en el útero, por lo que médicos tuvieron que extraerle parte de sus órganos reproductivos.

Un descuido puede llevar a una severa emergencia, como le ocurrió a Jessica Cowgill, una británica que casi pierda la vida tras no revisar y cambiar su DIU a tiempo, según lo comentarios los médicos.

La historia de Jessica Cowgill se volvió viral en redes sociales y con ella alertaron a las jóvenes sobre lo importante que es cuidar de su cuerpo bajo las recomendaciones de los especialistas, pues esta joven de 25 años perdió gran parte de sus órganos por no realizarse chequeos continuos.

De acuerdo con el medio The Sun, los hechos ocurrieron el año pasado en Gran Bretaña, cuando la joven tuvo que ingresar al hospital tras no llevar un tratamiento adecuado.

Jessica decidió colocarse un DIU, un dispositivo anticonceptivo que evita embarazos no deseados, cuando tenía 20 años; sin embargo, no llevó a cabo todas las indicaciones médicas como se le dictó, pues se le olvidó cambiarlo.

Después de cinco años, comenzó a sufrir calambres sumamente fuertes y presentó un sangrado irregular, por lo que acudió con su doctor de cabecera y luego con un ginecólogo especialista, quien se encargó de realizarle un examen y una ecografía.

Tanto en los chequeos como en los estudios, los doctores no lograron encontrar algo inusual que pudiera haberla afectado, pero pese a ello le mandaron medicamento para tratar los dolores.

Meses después, el dolor fue más fuerte y tuvo que ser internada en el Royal Blackburn Hospital, donde le realizaron un escaneo que reveló que el DIU se había incrustado en su útero.

Esto le provocó una infección mortal que, afortunadamente fue tratada antes de que sucediera algo peor. Jessica tuvo que ingresar a quirófano para que los médicos pudieran extirpar el tejido necrótico.

No obstante, eso no fue suficiente, y Jessica volvió a tener que ser sometida a una cirugía en la que tuvieron que quitarle una trompa de Falopio, un ovario y parte del útero, además de que su hígado, la vesícula biliar, el estómago y el bazo también tuvieron afectaciones.

Tras estar días en terapia intensiva, Jessica todavía debe mantener ciertos cuidados, mientras que médicos le aseguraron que existe posibilidades de que todavía puede tener hijos.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app!

MVA

Más Noticias