Niña toma clases virtuales desde un cementerio
STAFF/REUTERS
19 marzo 2021 15:03hrs
Actualizado el 19 marzo 2021 15:03hrs
Redacción ADN40
Es Tendencia

Niña toma clases virtuales desde un cementerio

Una niña toma sus clases en línea rodeada de lápidas en un cementerio público en la ciudad de El Alto de La Paz en Bolivia.

Algunos niños le temen a la escuela y otros más hacen hasta lo imposible por asistir, incluso cuando las clases son en línea, ese es el caso de Neydi una estudiante de primaria que toma lista desde un cementerio.

La menor toma sus clases rodeada de lápidas en un cementerio público en la ciudad de El Alto de La Paz en Bolivia.

Bolivia ha mantenido sus escuelas en gran parte cerradas durante el brote de COVID-19, lo que ha llevado a muchos padres a tratar de superar esta adversidad incluso llevando a sus hijos a sus trabajos.

La niña toma clases en el Cementerio General de La Paz
STAFF/REUTERS
La niña toma clases en el Cementerio General de La Paz

Dicha situación se debe a que tomar las clases en línea representa dificultades como conexiones limitadas a Internet y altos costos de datos móviles.

La niña se adapta a la contingencia para tomar sus clases

La madre de Neydi, Jeanete Alanoca, una indígena aymara de 30 años que se gana la vida trabajando en el Cementerio General de La Paz, decidió llevar a su hija para hacer uso del wifi gratuito de la zona.

Alanoca alquila escaleras de mano en el cementerio a familiares y amigos que rinden homenaje a sus seres queridos, cuyos restos incinerados a menudo se guardan en compartimentos elevados, en parte para ahorrar espacio.

“La llevo al trabajo para que haga sus deberes, porque estamos en esta contingencia”, dijo la mujer y explicó que solo tenía un teléfono celular con conexión a Internet, por lo que la niña tenía que estar con ella para conectarse.

“Antes de la contingencia, la envié a la escuela y mis suegros también la cuidaban y la recogieron de la escuela. Debido a esta situación en la que estamos, tengo que llevarla al trabajo”

Alanoca, quien ayuda a su hija con sus tareas en medio de las tumbas, explicó que los datos del teléfono celular eran muy costosos, especialmente cuando se trataba de transmitir una clase . Su hija mayor va con sus suegros para usar su teléfono.

“Dicen que el cementerio da miedo, pero no puedo hacer nada al respecto porque de cualquier manera tengo que estar aquí con mi hija y hacer los deberes porque no tengo otro celular. Por eso estamos aquí", afirmó.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

sga

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias