Tras daños por lluvia, preparan nuevo techo para proteger el Templo Mayor
HENRY ROMERO/REUTERS
08 julio 2022 20:07hrs
Actualizado el 08 julio 2022 20:07hrs
Redacción ADN40
Ciudad

Tras daños por lluvia, preparan nuevo techo para proteger el Templo Mayor

Durante 14 meses, un equipo de más de 80 ingenieros, topógrafos y arqueólogos ha trabajado en un nuevo techo para proteger parte del Templo Mayor.

Durante 14 meses, un equipo de más de 80 ingenieros, topógrafos, restauradores, arquitectos y arqueólogos ha trabajado en un nuevo techo para proteger parte del Templo Mayor, que los aztecas consideraban el centro del universo.

Un techo que cubría la Casa de las Águilas, el sitio de 500 años de antigüedad, se derrumbó durante una tormenta en abril del año pasado bajo el peso del granizo y la lluvia. Sólo causó daños menores, pero desde ese momento un equipo se designó para proteger el lugar en el centro histórico de Ciudad de México.

El nuevo techo diseñado sobre el sitio, adyacente a las ruinas del Templo Mayor, debería estar listo a mediados de septiembre, dijeron los restauradores a la agencia Reuters durante una visita.

La tarea ha sido rediseñar un techo construido en la década de 1980 que sea lo suficientemente ancho y fuerte para soportar condiciones de la capital entre lluvias, granizo y calor.

En la zona hay esculturas en relieve minuciosamente talladas y murales que representan a guerreros en procesión y rituales de derramamiento de sangre.

Quitan techo dañado por tormenta sin dañar Templo Mayor

Mariana Díaz de León Lastras, jefa del departamento de restauración del museo del Templo Mayor señaló que “es una responsabilidad muy grande”, mientras el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) supervisa el proyecto, en el que también se tuvo que quitar de retirar el techo derrumbado sin dañar las ruinas.

“Todo se hizo de la calle para acá gracias a una grúa que estaba que nos autorizaron la Ciudad de México para que ingresara”, dijo la directora del museo Templo Mayor, Patricia Ledesma Bouchan.

Para poder trabajar con seguridad sobre el sitio, el equipo construyó un suelo de madera, con ventilación para evitar el crecimiento de hongos, por encima del suelo original que los aztecas construyeron utilizando estuco, una combinación de cal y una sustancia viscosa conocida como “baba de nopal”.

Estos cambios bruscos de temperaturas, estas fluctuaciones muy, muy grandes son lo que puede dañar los elementos
, dijo Díaz de León Lastras.

Además de la nueva cubierta sobre la Casa de las Águilas, el equipo pretende reforzar y mejorar otras tres cubiertas del recinto este año.

adn40, siempre conmigo. Suscríbete a nuestro canal de Telegram .

sga

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias