Pareidolia, rostros, cerebro C.jpg
cc
13 julio, 2021
Redacción ADN40
Ciencia

Tu cerebro ve rostros en todos lados: se llama “pareidolia”

La pareidolia es el mecanismo neuronal que hace que nuestro cerebro vea rostros en cualquier objeto o elemento inanimado. Así es como funciona.

Ver rostros humanos por todas partes no es parte de una mente muy imaginativa, se trata de un proceso cognitivo natural, y se llama pareidolia facial y un grupo de científicos descubrió como funciona dentro de nuestro cerebro.

Vemos rostros en objeto inanimados, por una respuesta de nuestro cerebro

El estudio fue realizado por neurocientíficos de la Universidad de Sidney (Australia), que captaron al cerebro en funcionamiento, mientras procesaba caras reales e imaginarias

Lo interesante de esta condición es que nuestro cerebro activa los mismos mecanismos neuronales, tanto para identificar una cara real, como una imaginaria. Es que a veces funcionamos como un robot, y este es el caso.

Cuando vemos rostros humanos en nubes, luna, juguetes, botellas, manchas en el techo, hojas, etc. lo que está sucediendo es que nuestro instinto, nos lleva a analizar esa cara.

El proceso cognitivo busca identificar la cara, y su expresión para conocer si se debe activar un mecanismo de huida, por ejemplo, si se trata de un rostro de odio.

Desde una perspectiva evolutiva, parece que el beneficio de no perderse nunca una cara supera con creces los errores en los que se ven objetos inanimados como caras”, explica el profesor David Alais, autor principal del estudio, que fue compartido en la revista ‘Proceedings of the Royal Society B’.

Sabemos que estos objetos no son realmente rostros, y sin embargo la percepción de una cara persiste. Acabamos teniendo algo extraño: una experiencia paralela de que es a la vez una cara convincente y un objeto. Dos cosas a la vez. La primera impresión de una cara no da paso a la segunda percepción de un objeto”, agregó Alais.

Cómo funciona el cerebro con la pareidolia

Pareidolia, rostros, cerebro.jpg

Confundir objetos inanimados o esta “pareidolia facial”, no es nada de lo que debas preocuparte. Responde a un proceso instintivo, relacionado con neuronas especializadas en detectar rápidamente las caras.

Los rostros de la pareidolia no se descartan como falsas detecciones, sino que se someten al análisis de la expresión facial del mismo modo que los rostros reales. No solo imaginamos las caras, sino que las analizamos y les damos atributos emocionales”, explica el autor del estudio.

Nuestra naturaleza se ha desarrollado con el fundamento de ser seres sociales, es por esta razón que debemos responder rápidamente a estímulos faciales.

El cerebro simplemente responde a una serie de interrogantes que pueden ser fundamentales en ciertas situaciones: ¿esos son rostros? - ¿Son amigos o enemigos? - ¿Están contentos, tristes, enfadados, doloridos?.

La pareidolia facial, sigue esos pasos, pero primero define si se trata o no de un humano. Luego comprueba su emoción.

Lo demostramos presentando secuencias de rostros y haciendo que los participantes calificaran la expresión de cada uno de ellos en una escala que iba del enfado a la alegría”, detalla el científico.

Un punto interesante del estudio, es que aún con las caras imaginadas, el cerebro buscaba leer su expresión. Ya que el mecanismo es tan rápido que el rostro no se anula antes de leer sus gestos.

Sin duda que la pareidolia se trata de un fenómeno fascinante para entender por qué el ser humano es un animal social, que tiene un mecanismo en su cerebro que lo hace ver rostros por doquier.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app!

Gm

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias