NASA, sonda, asteroide.jpg
NASA/Goddard
13 mayo, 2021
Redacción ADN40
Ciencia

Sonda de la NASA inicia regreso a la Tierra con muestras de asteroide

La NASA comenzará con una compleja misión: regresar hasta la Tierra la sonda que visitó un asteroide. Trae rocas y polvo de Bennu.

La sonda espacial OSIRIS-REx de la NASA, deberá descender en paracaídas hasta la Tierra, luego de estar en un asteroide y recolectar rocas desde él.

Bennu, el asteroide que la NASA visitó y ahora regresa a la Tierra

Bennu fue descubierto por el equipo del Lincoln Near-Earth Asteroid Research desde Socorro, Estados Unidos, el 11 de septiembre de 1999. Años después, En 2016 la NASA decidió enviar una misión llamada OSIRIS-REx, con el ambicioso objetivo de traer en una sonda, rocas del asteroide.

La sonda está por cumplir su misión, en 2018 alcanzó el asteroide, y ahora comienza su camino de regreso hasta la Tierra. Trae consigo, una carga muy especial: más de 60 gramos de polvo y fragmentos de Bennu, un asteroide de 4.5 billones de años.

La preciosa carga es la más grande recolectada por la NASA, desde las rocas lunares que trajeron las misiones Apolo. Después de casi cinco años, la sonda regresará a casa.

El regreso será verdaderamente una estrategia milimétrica. La sonda viajará desde Bennu, y, empujada por la fuerza gravitatoria del Sol, deberá aproximarse a la Tierra, donde la nave espacial OSIRIS-REx, soltará la sonda sobre nuestra atmósfera para que descienda en paracaídas.

La compleja misión para regresar la sonda a la Tierra

Si todo sale bien, deberá aterrizar sobre el campo de pruebas y entrenamiento de Utah en el desierto occidental, donde los científicos estarán esperando para recuperarla.

No se trata de una operación sencilla, cuando esto ocurra, en 2023, los científicos de la NASA deben calcular correctamente el punto donde la sonda será arrojada desde el espacio.

La ubicación y el ángulo para la liberación de la cápsula, es esencial, si llega demasiado bajo, la sonda podría rebotar en la atmósfera y si es demasiado alto podría quemarse debido a la fricción y al calor de la atmósfera. Si falla el lanzamiento, deberán esperar otra oportunidad en 2025.

Los muchos logros de OSIRIS-REx demostraron la forma audaz e innovadora en la que se desarrolla la exploración en tiempo real”, explicó Thomas Zurbuchen, científico de la NASA.

Los minerales recolectados servirán para confirmar o refutar algunas teorías que pretenden ‘predecir’ la composición de cuerpos celestes. En este caso, confirmar o desestimar que los minerales del asteroide son ricos en carbono y mostrarían signos de agua antigua, (como predecía la técnica). OSIRIS-REx, luego de lanzar la sonda, tendrá algo de combustible para una segunda misión que la NASA ya está estudiando.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app!

Gm

Más Noticias