cirugías estéticas.jpg
Getty Images
29 enero 2021 14:01hrs
Actualizado el 29 enero 2021 14:01hrs
Redacción ADN40
Salud

Las cirugías estéticas se dispararon durante el confinamiento por COVID-19

Si bien el confinamiento por COVID-19 rezago la atención médica, algunos aprovecharon para someterse a cirugías estéticas

El confinamiento por COVID-19, la reducción de la actividad social, los ahorros y el trabajo en casa, han hecho que muchas personas se sometan a cirugías estéticas. Si bien para muchos las intervenciones quirúrgicas estaban dentro de sus planes, la sobrecarga de trabajo y otras responsabilidades las postergaban.

Desde principios de marzo del año pasado, las clínicas estéticas permanecieron totalmente cerradas porque no se contaba con ningún protocolo de seguridad sanitaria en el ámbito, ejemplo de ello fue el cirujano plástico, estético y reconstructivo, Andrés Bello Margalef, quien reanudó sus actividades apegándose a un protocolo internacional sin esperarse que los meses posteriores las cifras de cirugías estéticas aumentarían considerablemente.

Con la apertura económica y el auge de las plataformas digitales, la gente comenzó a preocuparse más por su apariencia física.

Las personas son cien por ciento conscientes de cómo se ven cuando hablan, cuando se ríen; notan lo que consideran defectos... A eso hay que añadirle que la pandemia ha generado depresión y cuando alguien está deprimido no le gusta su aspecto, por eso optan por las cirugías plásticas

De acuerdo a las estadísticas más recientes de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS), la lipoescultura, una intervención quirúrgica que consiste en extraer el exceso de grasa corporal para una figura delgada y definida, es el procedimiento estético más realizado en el mundo; y también es una de las cirugías estéticas más solicitadas en tiempos de confinamiento. En entrevista para medios el doctor Andrés Bello sugirió que “Antes de la pandemia, los pacientes ponían en la balanza: me voy de viaje o me opero. Ahora que muchos no están saliendo de viaje decidieron operarse”.

Otro factor que las personas toman en cuenta para realizarse cirugías estéticas, es la falta de actividad física durante el confinamiento por COVID-19, pues durante este tiempo pueden tener el reposo y los cuidados necesarios para recuperarse sin problema; además el resto de la gente no podrá ver las zonas inflamadas de su cuerpo o las fajas. En estos últimos meses, es decir, en tiempos de confinamiento, la cantidad de cirugías faciales y corporales se han duplicado principalmente porque este momento permite mejores condiciones para la recuperación postoperatoria.

El cirujano Marco Antonio Buendía, especialista en escultura corporal, también comparte que desde hace algunos años, la mentalidad del sector masculito respecto a las cirugías estéticas ha cambiado, de hecho la cantidad de hombres que acuden a su consultorio ha incrementado en un 30%.

Las cirugías estéticas más solicitadas en México son: lipoescultura, para ambos sexos. Específicamente en mujeres, el aumento de senos y glúteos, así como la rinoplastia y la abdominoplastia. También en ambos casos, se han incrementado los procedimientos faciales no quirúrgicos como la aplicación de botox y de ácido hialurónico.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias