Giselle Mendoza, fundadora de GECO.jpg
GECO
Redacción ADN40
México

Joven mexicana crea plástico biodegradable con cáscaras de naranja

La naranja, además del plástico biodegradable, podrían utilizarse a largo plazo en la biomedicina

Desde chica, Giselle Mendoza, estudiante de economía, tenía la ambición de contar con su propia empresa ecológica y de impacto social; en 2015 cumplió su sueño y arrancó su startup Geco, que tiene como finalidad producir plástico biodegradable con residuos de naranja.

  La ahora licenciada del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, explica que este bioplástico está elaborado de residuos de la naranja como la cáscara y el bagazo, el cual se desintegra en aproximadamente 90 días. Además este crítico es de los más producidos en México, según Noticias ambientales, el país produce un promedio anual de 4.5 millones de toneladas de naranjas, pero del 40% al 65% se elimina como basura.

De igual forma, la joven mexicana compartió que su elección por la naranja se debió a que este cítrico tiene un gran contenido de celulosa, membrana celular de vegetales y hongos, así como por sus propiedades nutricionales y medicinales.

Con este plástico biodegradable, Giselle pretende sustituir los plásticos derivados del petróleo que tarda miles de años en desintegrarse en el medio ambiente. De acuerdo a la información de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el consumo de Polietileno Tereftalato (PET) en el mercado mexicano es de casi 700 mil toneladas anuales.

México, es el segundo consumidor de botellas de plástico para refrescos en el mundo y el primero para agua, ocasionando que alrededor de 90 millones de envases terminen en las calles o mares. “En el Océano Pacífico, hay una gran acumulación de desechos plásticos (...) las proyecciones apuntan que, en 2050, habrá más desechos plásticos en el mar que peces”, explica Giselle.

Por estas y otras razones, el objetivo principal de esta joven mexicana es fabricar, un sustituto de envases de PET, para que el desecho de estos no cause un impacto negativo en el medio ambiente y pueda reintegrarse a la tierra. Por fortuna ya hay varias empresas, tanto nacionales como internacionales, interesadas en su material.

Para Giselle, la naranja es tan versátil que podría desarrollar a largo plazo, futuras aplicaciones en la biomedicina, ”como sustituto de piel para tratamiento de quemaduras y heridas o como sustituto de córnea...”

El proyecto de Geco, le valió el tercer lugar en el Premio Santander a la Innovación Empresarial de 2019, además del primer lugar del Global Student Entrepreneur Awards (GSEA) en México.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

Más Noticias