sargazo-reuters-640x360.jpg
Reuters
12 julio, 2020
México

Analizará IPN incremento del sargazo en el Caribe mexicano

La COVID-19 impactó en la acumulación del sargazo, debido a que las actividades se redujeron a lo esencial, y se espera que lleguen a esta zona toneladas de la macroalga.

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) realizará un diagnóstico integral sobre la afectación que dejará la acumulación del sargazo en el Caribe mexicano, la cual se espera que aumente en los próximos meses.

  La doctora Norma Patricia Muñoz Sevilla, especialista del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD), informó que el diagnostico observará la calidad del agua, los sedimentos y ecosistemas de la región, así como en la modificación de la línea de costa y de las playas.

Puntualizó que en lugares de relevancia turística como Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum o Cozumel es notoria la presencia de sargazo, asociado ya con pastos marinos y en ocasiones con otras especies de macroalgas de presencia común en la costa de Quintana Roo.

“En esta región donde predominan las propiedades privadas se dificulta y casi se imposibilita la limpieza de las playas, y por lo tanto la acumulación del sargazo es muy importante con la consecuente afectación, de ahí la relevancia del estudio del sargazo en todas sus facetas”, aseguró.

Para enfrentar este problema, la científica explicó que la intervención del equipo multidisciplinario del IPN consiste en analizar la probable correlación de los parámetros ambientales obtenidos en tiempo real de la estación meteorológica del Politécnico, ubicada en la localidad de Pez Maya, Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an, en Quintana Roo.

Los científicos politécnicos realizarán un análisis de la macroalga en los laboratorios del CIIEMAD; mientras que el Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (CeProBi) efectuará estudios de viabilidad para generar energía eléctrica, a partir del sargazo, señaló.

La también presidenta del Consejo del Cambio Climático e integrante del Sistema Nacional de Cambio Climático (Sinacc), dijo que normalmente el sargazo retirado de las playas es depositado en rellenos sanitarios al aire libre, donde la materia orgánica se descompone, genera líquidos que se filtran en el subsuelo y afecta las aguas subterráneas.

Comentó que actualmente Cancún está en fase naranja por la COVID-19 y es uno de los cinco destinos turísticos del mundo que cuenta con una certificación internacional que le permite reabrir y ofrecer servicios a los visitantes en el regreso del confinamiento, pero se prevé que, en los próximos meses, lleguen al Caribe toneladas de sargazo lo cual afectaría nuevamente a la industria turística.

La noticia continúa, mantenla encendida. Descarga nuestra app.

lhp

Más Noticias