mesa cafe mosaico.jpg
Comune di nemi
28 noviembre 2021 13:11hrs
Actualizado el 28 noviembre 2021 14:11hrs
Redacción ADN40
Internacional

Valiosísimo mosaico romano pasó 50 años como mesa de café en NY

Una mujer utilizó durante años como mesa para café un mosaico que perteneció al emperador Calígula hace casi 2 mil años.

Un mosaico del emperador Calígula fue hallado décadas después en Nueva York, Estados Unidos, la cual era usada como mesa de café y ahora ha sido recuperada gracias a una serie de casualidades.

El vestigio fue presentado en el Museo de las Naves de Nemi ante la presencia del director general de Museos de Italia, Massimo Ossana, y de Roberto Riccardi, comandante del cuerpo de Carabineros para la protección del patrimonio.

La pieza regresará a Italia y pone fin a toda una odisea que comenzó cuando se perdió su pista en los años sesenta .

El mosaico perdido de Calígula data del siglo I d.C., época en la que vivió el emperador, nacido en el año 12 y asesinado en el 41 por sus propios guardias pretorianos en el monte Palatino, tras menos de cuatro años en el poder que quedaron para la historia.

201745939_4214935311896994_7274792646145885021_n.jpg

La pieza formaba parte de la decoración de los dos grandes barcos que mandó construir en el lago de Nemi, un cráter volcánico próximo a Roma y que en la época del Imperio albergaba un santuario de la diosa Diana.

Las naves fueron el símbolo definitivo del tercer emperador de Roma, el hijo del mítico Germánico, y demuestran en nuestros días la grandeza de la ingeniería naval romana.No obstante, los barcos acabaron hundiéndose entre el fondo del lago y tuvieron que pasar veinte siglos.

En 1930, fueron recuperados del lodazal para ser expuestos en un museo, pero sucumbieron a las llamas de la Segunda Guerra Mundial logrando salvarse este mosaico bien conservado de teselas verdes, blancas y rojas.

Mujer usaba mosaico como mesa de café

La anticuaria Helen Fioratti ojeaba un libro escrito por el arquitecto romano Dario Del Bufalo cuando reconoció un objeto muy familiar. “El precioso mosaico que ella usaba como mesa para tomar el té se parecía mucho al resto arqueológico que se mostraba en aquella página”.

Fioratti había comprado en la década de los sesenta esta pieza, hecha con la verdosa piedra serpentina y el rojizo pórfido, a la noble familia Orsini, entonces propietaria de la zona del lago de Nemi .

De este modo logró llevársela consigo a Nueva York escondida en la maleta de un amigo diplomático y, sobre ella, tomó café y charló con su marido durante años.

202170457_4214935305230328_6027578961034451064_n.jpg

La mujer devolvió la pieza al Museo de Nueva York y de este modo comenzaban las labores para llevarlo de vuelta al que debía ser su hogar, el Museo de las Naves de Nemi, a orillas del lago, en Italia.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app !

ME

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias