Angela Merkel.PNG
Reuters
03 diciembre 2021 18:12hrs
Actualizado el 03 diciembre 2021 18:12hrs
TV Azteca
Internacional

Honores militares y una banda punk dan la despedida a Angela Merkel

Entre antorchas e interpretando sus canciones favoritas, así fue la despedida de Angela Merkel, la mujer que cambió Alemania.

En una ceremonia celebrada a la luz de las antorchas, las Fuerzas Armadas Federales de Alemania llevaron a cabo una emblemática despedida a la canciller Angela Merkel. Tras cuatro mandatos y 16 años en el poder su salida marca el fin de una era de política extraordinaria.

Durante el acto de despedida, Angela Merkel agradeció a través de un discurso breve y solemne a los alemanes y les pidió que sean optimistas sobre el futuro de su país.

El tiempo en el poder de Angela Merkel, la primera mujer canciller de Alemania , estuvo marcado por la estabilidad política y bonanza económica, pero también por algunas crisis “Los 16 años como canciller fueron agitados y, a menudo, muy desafiantes. Me desafiaron política y personalmente”, mencionó.

Ceremonia de despedida de la canciller Angela Merkel

En una gélida noche y ante solo 200 invitados, entre ellos el presidente federal Frank-Walter Steinmeier y el futuro canciller Olaf Scholz , el Ejército alemán rindió honores a Angela Merkel, en un evento de despedida que se llevó a cabo en el complejo Bendler Block del Ministerio de Defensa, un lugar lleno de historia.

Históricamente, Angela Merkel fue la primera canciller de la Alemania de posguerra en ser despedida con esta ceremonia en Berlín llamada “Zapfenstreich”, misma que dura un poco más de 20 minutos.

El evento brinda la oportunidad de que el canciller saliente pueda pronunciar un discurso, por lo que Angela Merkel habló durante siete minutos y tuvo presente a todos aquellos que están tan comprometidos en la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Asimismo, una de las cosas más recordadas durante estos eventos es la música y seguramente la elección de la canciller Angela Merkel pasará a la historia pues optó por una pieza religiosa, una canción de la cantante punk Nina Hagen y una de Hildegard Knefs “Qué lluevan rosas rojas para mí", toda un culto en el país.

Tras la interpretación del himno nacional, los soldados partieron al son de un redoble de tambores, despidiéndose de la canciller y dando fin a otro capítulo de la historia alemana.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias