Aprende a acariciar un gato cómo un profesional

Estos son los pasos que debes de seguir para poder acariciar a un gato de la mejor manera

1 minutos de lectura.
Compartir:
Escrito por: Jesús Álvarez
Cómo acariciar un gato correctamente, según experta
Getty Images

Aunque parece increíble, muchos dueños de felinos no saben la manera correcta de darle caricias a su mascota, es por ello que en algunas ocasiones nuestro animal puede reaccionar con un mordisco o arañazo, ante la duda sobre este asunto, los expertos han revelado los pasos que deben seguir los dueños de peludos para poder acariciar a un gato de la manera correcta.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y lleva la información en tus manos

Los expertos en felinos han compartido la manera correcta para acariciar a un gato y que nuestra mascota pueda disfrutar de una sesión relajante y no recibas una mordida sorpresiva. Además, de que señalaron las mejores zonas para darle cariño a nuestro amigo felino, también explicaron el lenguaje corporal de los gatos para saber en qué momento les agrada o no las caricias.

También te puede interesar:

Estos son los sonidos que molestan a los perros, según profesionales

Expertos han compartido los sonidos que molestan a los perros y puede que hagas más de uno

Ver nota

Así se debe acariciar a un gato para que disfrute

Mercè Garcia , adiestradora canina especializada en Modificación de Conducta, asegura que los gatos domésticos, al igual que los felinos salvajes, son en su mayoría solitarios. Sin embargo, la domesticación ha fomentado la conducta social de esta especie. Eso significa que un gato puede ser más o menos tolerante a las caricias y convivencias con personas o animales.

Para saber cómo acariciar a un gato debes de seguir estos pasos:

  • Caricias suaves. Ofrece a tu felino caricias lentas y suaves, nunca a contrapelo. Lo ideal es seguir siempre la misma dirección y evitar darle golpes o pellizcos; debes de ser cuidadoso y afectuoso para que a tu gato le agrade el momento.
  • Cabeza. Peina con las yemas de los dedos la parte superior de la cabeza y la nuca. También podemos masajear la zona superior y media de la espalda, empieza por las escápulas y termina cerca de las vértebras torácicas.
  • Zonas a evitar. A los gatos no les gusta que se les acaricie la barriga, cola, patas o almohadillas. Estas zonas no suelen agradarles y es muy probable que observemos señales de desagrado e incluso nos lleguen a dar una mordida.

adn40 Siempre Conmigo. Síguenos en Showcase de Google y mantente siempre informado

¡No te pierdas nuestro contenido, sigue a adn40 en Google News!