El vivero de la alcaldía Venustiano Carranza producirá más de 20 mil Nochebuenas
Carmen Sánchez/adn40
13 noviembre, 2020
Redacción ADN40
Ciudad

El vivero de la alcaldía Venustiano Carranza producirá más de 20 mil Nochebuenas

La temporada navideña se encuentra a la vuelta de la esquina y la alcaldía Venustiano Carranza ya se prepara para decorar parques y camellones con miles de Nochebuenas.

Cada vez está más cerca el mes de diciembre, en los supermercados ya figura decoración navideña y los principales productores de Nochebuenas empiezan a alistar los cargamentos de la flor para distribuirla en todo el país.

  Aunque se considera que Xochimilco es la principal región productora de Nochebuena de la CDMX, las otras demarcaciones no se quedan atrás, como es el caso de la alcaldía Venustiano Carranza.

Dicha demarcación, liderada por el alcalde Julio César Moreno Valle, dejó de comprar Nochebuenas desde 2018 para producirlas en su propio invernadero.

Se estima que este año el vivero producirá un aproximado de 20 mil Nochebuenas que serán sembradas a modo de adorno en parques y camellones de la alcaldía que ya se prepara para la temporada navideña que está a la vuelta de la esquina.

La flor de Nochebuena es un símbolo especial en las festividades decembrinas, pues como mencionó anteriormente Laura Trejo Hernández, del Instituto de Biología (IB) de la UNAM, campus Tlaxcala, “es una de las plantas de maceta más comercializadas en el mundo por su belleza ornamental y es de origen mexicano”.

Su nombre original, en náhuatl, es cuetlaxochitl, que significa “flor que se marchita”. Las referencias más antiguas de esta planta se encuentran en códices recopilados por fray Bernardino de Sahagún, en su obra “Historia general de las cosas de la Nueva España”, refirió.

En el mundo también se le conoce como poinsettia, flor de pascua, pastora, corona del inca, pascuero, estrella federal, flor de nadal, entre otros nombres.

Crece de manera natural en bosques tropicales subcaducifolios, aunque se puede encontrar en selva húmeda y en bosques de galería como los de Guerrero y Morelos.

La mayoría de estas flores requieren sombra, porque el sol las seca, de ahí que Trejo Hernández considere que “un rasgo relacionado con su origen, es el nombre náhuatl: flor que se marchita”.

Con información de la UNAM.

La noticia continúa, mantenla encendida. ¡Descarga nuestra app!

erv

Más Noticias