velatorio.JPG
IMSS
16 mayo, 2020
Redacción ADN40
Salud

IMSS fortalece medidas sanitarias en sus 18 velatorios por COVID-19

Si los familiares quieren velar a la persona fallecida, la ceremonia será con ataúd cerrado con una duración de cuatro horas

Con la finalidad de proteger a los trabajadores de los 18 velatorios del IMSS y a familiares de las personas que fallecen a causa de COVID-19, se han fortalecido las medidas de higiene, desinfección y el protocolo de seguridad para la recolección, traslado y manejo de cadáveres.

  Josué Luna, administrador del velatorio IMSS No. 20 Ecatepec, en el Estado de México, explicó que no hay evidencia científica que demuestre que exista riesgo de infección a partir de cadáveres de personas fallecidas por COVID-19.

Sin embargo, argumentó que los cadáveres que presentan confirmación o sospecha de infección por el virus pueden suponer un riesgo de infección para las personas que entren en contacto directo con ellos.

Por esta razón el personal encargado de la recolección del cuerpo acude con guantes, cubrebocas, googles o careta de protección, zapatos cerrados y uniforme de algodón.

“Posteriormente se coloca el cadáver a una bolsa para traslado, misma que puede introducirse a un ataúd con previa desinfección externa. Tras la correcta introducción del finado y desinfección del envoltorio contenedor, la manipulación exterior no tiene riesgo alguno”, dijo el IMSS.

“Al regresar al velatorio, después de la manipulación del cuerpo, el personal realiza lavado de manos con agua y jabón, y sanitiza el equipo de recolección que fue utilizado: canastilla, camilla, carroza o algún material usado y que pueda ser reusable. Los materiales no reutilizables son considerados Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos y tienen un manejo especial para su desecho”, agregó.

Josué Luna precisó que si los familiares quieran velar a la persona fallecida, la ceremonia será con ataúd cerrado con una duración de cuatro horas y un cupo máximo de 18 personas.

La disposición final del cadáver será lo antes posible, preferiblemente mediante cremación; de no ser posible, se practicará la inhumación en sepultura o bóveda. Si el destino final es entierro será en las condiciones habituales. Las cenizas pueden ser objeto de manipulación sin que supongan ningún riesgo.

La noticia continúa, mantenla encendida. Descarga nuestra app

sga

Más Noticias