KAL|0_tbvfpc9q
17 agosto, 2019
Redacción ADN40
Internacional

Fondo Amazonia pierde recursos por políticas de Bolsonaro

Los recursos económicos para combatir la deforestación en la Amazonia se reducen cada vez más.

Foto: El País

  El mecanismo internacional de cooperación que más recursos económicos ha aportado para combatir la deforestación en la Amazonia se reduce cada vez más, luego que Noruega siguió los pasos de Alemania y bloqueó su ayuda ante las políticas del presidente brasileño Jair Bolsonaro.

Noruega, el principal donante del Fondo Amazonia con 900 millones de dólares desde 2008, anunció la víspera el bloqueo de cerca de 33 millones de dólares que debía destinar a Brasil, al reprochar a Bolsonaro su negativa a detener la deforestación, la cual avanza a pasos agigantados.

El país europeo argumentó que Brasil, con más del 60 por ciento de selva amazónica, inclumplió el acuerdo alcanzado con el Fondo de cooperación, de acuerdo con reportes de la prensa internacional dados a conocer este viernes.

La respuesta desafiante de Bolsonaro no se hizo esperar y desde Brasilia señaló en sus redes sociales: “¿Noruega no es aquel que mata ballenas ahí arriba, en el Polo Norte?, donde explota petróleo. No es ningún ejemplo para nosotros. Que se queden con ese dinero y ayuden a Angela Merkel a reforestar Alemania”.

De esta manera hizo referencia a la canciller federal alemana, cuyo gobierno decidió hace seis días suspender parte de los recursos que asignaba para ayudar a preservar la Amazonia, debido al “notable aumento de la deforestación”.

Insistió en que “Noruega no está en posición de dar lecciones a Brasil y Angela Merkel, de Alemania, deberían entender que el país sudamericano está bajo una nueva administración”.

El mandatario brasileño, un escéptico del cambio climático y que promueve la explotación de recursos naturales en áreas protegidas, ha acusado en repetidas ocasiones a los europeos de estar solo interesados en la riqueza de su país.

El Fondo Amazonia desembolsó cerca de mil 200 millones de dólares en la última década, destinados a programas de desarrollo sostenible y al combate a la deforestación de la más extensa selva tropical del mundo.

La tensión sobre el tema entre los europeos y Brasil se agravó tras la reciente publicación de datos de entidades ambientales del país sudamericano, que evidencian el rápido avance de la deforestación amazónica.

Los datos de julio refieren que el área deforestada abarcó dos mil 254 kilómetros cuadrados, es decir más de un tercio del total de la deforestación en el último año, de seis mil 833 kilómetros cuadrados, informó el Sistema de Detección de Deforestación legal amazónica en tiempo real (Deter), dependiente del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE).

Bolsonaro, al respecto, cuestionó la veracidad del informe y destituyó al director del INPE, un organismo que analiza datos con base en las observaciones satelitales.

Brasil alberga el 60 por ciento de la selva amazónica, que es un regulador clave para los sistemas vivos del planeta y también para la tasa de lluvia del país. Sus árboles absorben alrededor de dos mil millones de toneladas de dióxido de carbono por año y liberan el 20% del oxígeno del planeta.

El territorio amazónico incluye parte de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guyana Francesa, en un área de 7.8 millones de kilómetros cuadrados, en el corazón de Sudamérica. Los bosques amazónicos cubren unos 5.3 millones de kilómetros cuadrados, 40% de la superficie mundial de bosques tropicales.

La noticia continúa, mantenla encendida. Descarga nuestra app.

erv

Más Noticias