56fc64dd95878_1420_!.jpg
14 noviembre, 2019
Redacción ADN40
Salud

Consumo de jarabe de maíz aumenta la diabetes en México

Contiene fructosa que provoca aumento de peso, resistencia a la insulina, ácido úrico, triglicéridos y presión arterial alta.

La diabetes en México ha aumentado en las últimas décadas debido, entre otros factores, al consumo de jarabe de maíz, un producto alto en fructosa, afirmó Francisco Javier Gómez Pérez, de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

La fructosa produce aumento de peso porque disminuye la saciedad; además, incrementa la resistencia a la insulina, el ácido úrico, los triglicéridos y la presión arterial. También produce hígado graso y daño renal. Todos estos factores son compañeros del síndrome metabólico y precursores de diabetes, explicó.

A propósito del Día Mundial de la Diabetes, que se conmemora este 14 de noviembre, resaltó que en nuestro país esta afección es oficialmente la segunda causa de muerte (según el último informe del INEGI de 2017), sólo superada por enfermedades del corazón, pero aquélla está asociada con muchos decesos por cardiopatía.

Esto significa que la diabetes causa más muertes que los tumores malignos, las enfermedades del hígado, los accidentes y los homicidios”, señaló el jefe del Departamento de Endocrinología del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y coordinador del subcomité de Endocrinología del Posgrado de la FM.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) 442 millones de adultos tienen diabetes en el mundo, es decir, una de cada 11 personas.

El jarabe de maíz es incorporado a muchos alimentos industrializados, como refrescos, pasteles, pan de caja, galletas, chocolates, jugos industrializados, barritas, cereales, miel (de maple, agave o de abeja industrializada) y algunos yogures, entre otros.

“En México, alrededor de 73% de la población tiene obesidad o sobrepeso, y la fructosa tiene un efecto mayor en esa población”, remarcó.

El jarabe de maíz es un disacárido que contiene más de 55% de fructosa, a diferencia de la sacarosa (azúcar común), que tiene 50% de glucosa y 50% fructosa. “Se utiliza para endulzar alimentos que consumen principalmente los niños, y esto puede explicar por qué México está en primer lugar de obesidad infantil”, subrayó.

Otro factor que favorece la diabetes es que los menores ya casi no tienen actividad física. También es un problema la grasa saturada que al combinarse con azúcares produce mayor resistencia a la insulina y riesgo de desarrollar diabetes.

Con información de la UNAM

La noticia continúa, mantenla encendida. Descarga nuestra app

Más Noticias