Foto de archivo de un indígena yanomami junto a agentes ambientales de Brasil durante una operación contra la minería ilegal en el Amazonas
BRUNO KELLY/REUTERS
26 junio, 2020
Redacción ADN40
Internacional

Minería ilegal en el Amazonas amenaza a la última gran tribu aislada de Brasil

Los yanomami son la mayor de las tribus de América del Sur que permanecen relativamente aisladas del mundo exterior.

La minería ilegal de oro ha aumentado considerablemente en los últimos cinco años en la reserva indígena yanomami de Brasil, en el corazón de la selva amazónica, según un examen de Reuters de datos exclusivos de imágenes satelitales.

  Los yanomami son la mayor de las tribus de América del Sur que permanecen relativamente aisladas del mundo exterior. Más de 26 mil 700 personas viven dentro de una reserva protegida del tamaño de Portugal, cerca de la frontera con Venezuela.

Sin embargo, la tierra bajo el bosque prístino que han habitado durante siglos contiene minerales valiosos como el oro.

La sed de oro ha atraído en las últimas décadas a los buscadores de fortuna, que han destruido bosques, envenenado ríos e introducido enfermedades mortales en la tribu.

Hoy, los yanomami y funcionarios locales estiman que hay más de 20 mil mineros ilegales en sus tierras. Dicen que el número ha aumentado desde la elección en 2018 del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, quien ha prometido desarrollar la Amazonia económicamente y aprovechar sus riquezas minerales.

Un examen de Reuters de las imágenes satelitales de la reserva de los yanomami muestra que la actividad minera ilegal se ha multiplicado por 20 en los últimos cinco años, principalmente a orillas de los ríos Uraricoera y Mucajai. Juntas, las zonas mineras cubren un área de unos 8 kilómetros cuadrados, el equivalente a más de mil campos de fútbol.

Reuters trabajó con Earthrise Media, un grupo sin fines de lucro que analiza imágenes de satélite, para trazar la expansión.

Aunque la minería es de pequeña escala, es devastadora para el medio ambiente. Se destruyen los árboles y los hábitats locales y el mercurio que se usa para separar el oro de la gravilla se filtra a los ríos, envenenando el agua y entrando en la cadena alimenticia local a través de los peces.

Un estudio publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health en 2018 descubrió que en algunas aldeas yanomami, el 92% de los residentes sufrían de envenenamiento por mercurio, que puede dañar los órganos y causar problemas de desarrollo en los niños.

Con información de Reuters

La noticia continúa, mantenla encendida. ¡Descarga nuestra app!

sga

Más Noticias