Lechuza, marioneta, madre A.jpg
Fundación Cullumche
09 junio, 2021
Redacción ADN40
Internacional

VIDEO: Una lechuza bebé adoptó a una marioneta como su mamá

Este pichón de lechuza tendrá una oportunidad de reincorporarse a la naturaleza, gracias a una marioneta a quien adoptó como madre.

Sucedió en la ciudad de Mendoza, en Argentina. Una región donde las lechuzas forman parte de la fauna local. Un pequeño pichón de lechuza cayó de su nido, y fue rescatado por una fundación de cuidado animal, pero tenían un problema: necesitaban una madre sustituta, y para eso debieron construirle una marioneta.

La lechuza necesitaba una madre sustituta para sus primeros días

Son decenas de animales los que llegan a la ‘Fundación Cullunche’, donde los rescatan y los cuidan hasta que estén listos para volver a la naturaleza, han logrado rescatar zorros, cóndores y diferentes roedores autóctonos. Pero la pequeña lechuza bebé les presentó un desafío, si querían que vuelva a la naturaleza, debían criarla en compañía de otros miembros de su especie.

La lechuza no tenía una madre, pero aún no había abierto los ojos, todavía era posible conseguir un ejemplar para que, apenas abriese los ojos, tenga una compañía y se acostumbre a otras lechuzas.

Fue cuando acudieron a un actor y titiritero local, Mauricio Funes, con un pedido sin precedentes: debía construir una marioneta de lechuza realista, para el pequeño pichón huérfano, que ya se encontraba en la incubadora.

Así fue el encuentro de la lechuza con su ‘madre-marioneta’

Fue entonces cuando Funes fabricó un modelo realista de quien se convirtió en la madre sustituta de la lechuza de campanario. Cuando la cría abrió los ojos en la incubadora, se aseguraron de tener a la marioneta a su lado.

Desde la fundación, necesitaban que no se familiarizara con sus rostros y manos, por lo que cada vez que la alimentaban, utilizaban la marioneta, con la que el pichón creció. Esto es fundamental en las etapas tempranas de los animales, que desarrollan un apego con el ser que los cuida y alimenta en sus primeros días de vida.

No se trata tanto de un aspecto afectivo. Hacemos esto para que el animal no se acostumbre a las personas y las asocie con la facilidad de la comida porque si no es más difícil liberarlos”, explicó la directora de la fundación, Jennifer Ibarra.

En la fabricación de la marioneta, también participó una experta en ojos, ya que era fundamental para que la lechuza pueda reconocer a su madre sustituta. Ahora el ave ha crecido y pronto pasará de la incubadora, a un recinto más grande, donde lentamente la separarán de su ‘madre’.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app!

Gm

Más Noticias