George W. Bush y policía.jpg
Secret Service
10 septiembre 2021 15:09hrs
10 septiembre 2021 18:09hrs
Redacción ADN40
Internacional

11 de septiembre de 2001: El secreto de EU tras el ataque terrorista

Las torturas de la CIA forman parte del gran secreto que EU ocultó tras el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001.

A 20 años del ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 y gracias a las declaraciones de una senadora, un exagente del FBI y una abogada, se revela el secreto que EU mantuvo oculto por mucho tiempo.

Estas tres personas se convirtieron en testigos que contaron a viva voz todo lo que descubrieron, vivieron e hicieron; pues hubo quien arriesgó su carrera para investigar más a fondo, quien se opuso a lo que se estaba haciendo y quien defendió a los que todos señalaban.

El secreto mejor guardado tras el 11 de septiembre de 2001

De acuerdo a diversos expertos, la senadora demócrata Diane Feinstein cuenta con el informe más completo y real sobre las cárceles clandestinas de la CIA y los abusos que se cometieron contra los supuestos miembros de Al Qaeda tras aquel ataque terrorista, bajo el Gobierno de George W. Bush en EU.

Desafortunadamente de toda su vasta y extensa investigación, en 2014, se hizo público solo un resumen, por lo que el resto permanece como secreto dentro de la información clasificada de la CIA, el Pentágono y los Departamentos de Estado y de Justicia; aguardando hasta que algún presidente los descalifique y los haga públicos.

El único dirigente norteamericano que ha tratado algo relacionado fue Barack Obama, quien prohibió el programa de tortura, pero rechazó el hacer público el informe de la senadora Feinstein, por miedo a que se avivara la ira contra EU y que incluso el país pudiera ser victima de otro ataque terrorista.

Recientemente, el presidente actual de EU, Joe Biden, se ha comprometido a desclasificar documentos relacionados con el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001, siempre y cuando este no represente un peligro para la seguridad del país.

Las torturas de la CIA tras el 11 de septiembre de 2001

Sin duda, la tortura por parte de la CIA se convirtió en el mayor secreto de EU; tan solo en el resumen de la senadora Feinstein, se especificaban técnicas brutales, como ahogamientos simulados, conocidos como “waterboarding”, baños en agua congelada, privación del sueño y hasta alimentación e hidratación rectal.

Uno de los testigos de estos abusos fue el exagente del FBI Ali Soufan, quien aseguró que la fuerza y la violencia de la CIA no sirvió para nada. “No es solo que la tortura no funcionara, la tortura también tuvo un costo. Dañó la reputación y el prestigio moral de EU. También costó vidas”.

Probablemente una de las ventajas del exagente musulmán Ali Soufan era su nacionalidad libanesa y estadounidense, porque gracias a esta podía optar por otros métodos para obtener información al interrogar a miembros de Al Qaeda.

Él establecía una relación con los sospechosos debatiendo sobre el Corán, esto les permitía relajarse y a la par de la conversación, Soufan podía descubrir si mentían o confesaban algún secreto.

Uno de los hombres que interrogó este exagente del FBI fue el yemení Salim Ahmed Hamdan, al que EU encerró en Guantánamo por supuestamente, haber sido el chofer de Osama bin Laden.

Hamdan fue sentenciado a cinco años y medio de cárcel; pero en ese proceso, una de sus abogadas fue Andrea Prasow, actual subdirectora en Washington de Human Rights Watch (HRW).

Guantánamo tras el 11 de septiembre de 2001

El centro de detención de Guantánamo es una prisión militar de alta seguridad ubicada en la isla de Cuba. Este se construyó tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 y desde entonces las autoridades de EU lo han usado como centro de detención para cualquier detenido acusado de ataque terrorista.

La mayoría de los reclusos han sido de Afganistán y en total, a lo largo de todo ese tiempo, el campo de detención de EU ha albergado a más de 700 hombres. En su momento, Andrea Prawson representó a diez saudíes y lo que más recuerda de ese tiempo es la frustración ante las dificultades para obtener justicia.

Te sientes absolutamente impotente como abogado cuando representas a quienes están detenidos en Guantánamo. Otra gente controla sus condiciones de vida, otra gente controla su detención y las cosas que puedes hacer como abogado son muy pocas comparadas con las necesidades diarias que tienen.

Hoy en día, aún permanecen detenidos sin cargo y sin juicio algunos cuantos; aunque el presidente actual de EU, Joe Biden, ha dicho que quiere cerrar Guantánamo, solo se espera que no le ocurra lo mismo que a Obama, quien encontró una intensa oposición de los republicanos del Congreso.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias