impuesto rosa.jpg
Getty Images
19 febrero, 2021
Redacción ADN40
Finanzas

Qué es el ‘impuesto rosa’ y por qué sigue existiendo

El ‘impuesto rosa’ marcar una gran diferencia entre los productos y servicios que una mujer consume, pero por qué

Uno de los problemas de género que afectan a las mujeres de todo el mundo es el famoso ‘impuesto rosa’ o ‘tasa rosa’, del inglés ‘pink tax’, el cual hace referencia al coste adicional para todos aquellos productos y servicios que son destinados a las mujeres, especialmente cuando son idénticos a los objetos destinados para los hombres, pero ¿por qué sigue existiendo?

Este impuesto rosa va más allá de los objetos de higiene y cuidado personal, también se incluye en juguetes, útiles escolares, ropa y hasta servicios financieros como los seguros. Un estudio publicado en 2015 por el Departamento de Asuntos del Consumidor de la Ciudad de Nueva York señaló que los productos orientados a las mujeres cuestan un promedio de 7% más que los dirigidos por los hombres en esa ciudad; así a lo largo de la vida de una mujer, este impuesto rosa asciende a miles de pesos, y todo de manera legal.

A pesar de ser un problema histórico y de que diferentes organismos se han dedicado a estudiar este fenómeno, la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires Argentina, el SERNAC en Chile, la FACUA en España o la Condusef en México, poco se ha hecho para ponerle fin.

Lo más sorprendente es ver cómo este impuesto rosa se extiende para productos que no se pueden dejar de adquirir o incluso en cosas tan comunes como laxante, donde por el simple hecho de “ser para mujer”, es más caro aunque los ingredientes activos son los mismos.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) constató que las mujeres pueden llegar a pagar hasta 17.22% más que los hombres. Incluso, este organismo argumenta que “este mayor precio se debe a que las marcas invierten más dinero en la presentación de sus productos, empaque, diseño y publicidad, por estar dirigidos a mujeres”.

En cuanto a los servicios financieros, es posible ver un aumento en el costo de algunos seguros que obtienen las mujeres, esto porque históricamente, la mujer suele vivir más tiempo, sin embargo, es más propensa a padecer otras enfermedades.

A diferencia de otras manifestaciones de desigualdad, aquí no hay ninguna institución o ley para prohibirlo. En México, el único órgano encargado de asuntos relacionados con los consumidores es la Profeco, sin embargo su alcance aún es poco. Al final el impuesto rosa va a la par de la brecha salarial que existe en el mundo, pues usualmente las mujeres ganan un menor salario, incluso en puestos similares.

Desafortunadamente, el impuesto rosa probablemente no desaparecerá pronto. en el mundo sólo un país mientras tanto, se puede optar por no comprar los productos de color rosa o versiones femeninas, pero en realidad existen muchos productos o servcios que no pueden ser remplazados por las versiones masculinas. En este sentido, sólo existe un país en el mundo que provee de manera gratuita los productos de higiene femenina.

En caso de ser víctima de alguna disparidad de precio de un producto, por el simple hecho de esta creado para mujeres, lo mejor es efectuar una queja ante las autoridades de la empresa; incluso en algunos países se ha logrado penalizar a las empresas que cobran más y se ha logrado legislar sobre la discriminaciñon de precios por género.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias