Champ y Major, los dos perritos del presidente Joe Biden, ya pasean por los jardines de la Casa Blanca,
Reuters
25 enero 2021 17:01hrs
Actualizado el 25 enero 2021 17:01hrs
Redacción ADN40
Es Tendencia

Los perritos regresan a la Casa Blanca: Champ y Major se instalan en la residencia presidencial

Los dos perritos del presidente Joe Biden llegaron a la Casa Blanca, reanudando una larga tradición en Estados Unidos que se vio interrumpida durante el gobierno de Donald Trump.

Champ y Major, los dos perritos del presidente Joe Biden, ya pasean por los jardines de la Casa Blanca, reanudando una larga tradición en Estados Unidos que se vio interrumpida durante el gobierno de Donald Trump, quien no tuvo mascotas durante su gestión.

Major, un pastor alemán, será el primer perro rescatado en vivir en la Casa Blanca.

La familia Biden lo adoptó en noviembre de 2018 de la Asociación Protectora de Animales de Delaware. Champ, también pastor alemán, se unió a la familia en 2008.

En las fotos publicadas por la Casa Blanca se podía ver a los perritos corriendo por el jardín sur de la casa presidencial ubicada en 1600 Pennsylvania Avenue.

Jill Biden, esposa de Joe Biden y la primera dama de los Estados Unidos anunció en su cuenta oficial de Instagram la llegada de Champ y Major, dando a conocer las primeras imágenes de los traviesos perros en los jardines presidenciales.

Jill Biden también ha dicho que “le encantaría tener un gato”.

Major no es el primer rescate que vive en la Casa Blanca, la hija del expresidente Lyndon B. Johnson, Luci, rescató a un cachorro de raza mixta abandonado por su dueño en una gasolinera en Texas llamada Yuki.

El gato de la familia del expresidente Bill Clinton, Socks, también fue un rescate.

A lo largo de los años, las mascotas presidenciales se han convertido en una especie de celebridades.

Mascotas en la Casa Blanca

Donald Trump, fue el primer presidente desde Andrew Johnson en la década de 1860 en no compartir la residencia presidencial con un perro o un gato, ni siquiera con un mapache, como el que tenía Calvin Coolidge en la década de 1920.

El expresidente Barack Obama no tenía perros mientras hacía campaña, pero prometió un cachorro a sus hijas Sasha y Malia durante su discurso de aceptación después de ganar las elecciones de 2008.

Bo, un perro de agua portugués, se mudó a la Casa Blanca en abril de 2009, como regalo del difunto senador Ted Kennedy. Los Obama adoptaron a Sunny, una perra de la misma raza, en 2013, según el Museo Presidencial de Mascotas.

El Scottish Terrier de George W. Bush, Barney, voló en el Air Force One y protagonizó los videos de ‘Barney Cam’ para celebrar la temporada navideña.

George W. Bush y su familia tenían varios perros en la Casa Blanca, incluido Millie, la estrella de un libro para niños escrito por la esposa de Bush, Barbara.

Con información de Reuters y CNN

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app !

lhp

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias