insolacion hidrataciones
Pixabay
23 abril, 2021
Redacción ADN40
Salud

Cómo evitar la insolación y qué hacer si la estás padeciendo

La insolación o los golpes de calor pueden llegar a causar la muerte; conoces quiénes son los más expuestos a estos riesgos.

Actualmente estamos en una temporada en la que se registran altas temperaturas en la República Mexicana, pues pueden llegar a alcanzar los 45°C; sin embargo, también es peligrosoestar expuestos al sol durante mucho tiempo porque se puede sufrir de una insolación. A continuación, te decimos cómo puedes evitarla y qué hacer en caso de que sufras de un golpe de calor.

La insolación o los golpes de calor, como también se le conocen, son de sumo cuidado, ya que el hecho de no tratarlos puede empeorar la situación y provocar la muerte del paciente.

¿Qué es la insolación?

De acuerdo con laCentro Médico de la Universidad de Rochester, la insolación es una enfermedad que está relacionada con el calor, pues cuando una persona se expone mucho tiempo al sol empieza a perder agua y sales que son esenciales para su cuerpo, por ejemplo, el sodio y potasio.

La institución española Sanitas explica que esta pérdida de agua y sales se da cuando el calor excesivo provoca que los mecanismos que regulan la temperatura del cuerpo dejen de funcionar y llegue hasta los 40° C en un período corte de entre 10 a 15 minutos.

¿Quiénes son los más propensos de padecer de una insolación?

Especialistas señalan que los niños y los adultos mayores de 60 años de edad son los sectores poblaciones más vulnerables de padecer una insolación o golpe de calor, dado que se recomienda monitorear el tiempo en el que estas personas se encuentren bajo los rayos del sol.

Síntomas: ¿Cómo saber si alguien padece insolación?

Debido a que la temperatura del cuerpo puede llegar a los 40° C y perder agua, se desata una deshidratación excesiva que viene acompañada de otra serie de síntomas que no pueden pasar por desapercibido, como los que mencionaremos a continuación:

- Sed

- Micciones menos frecuentes

- Piel seca

- Fatiga

- Aturdimiento

- Mareo

- Confusión

- Boca y mucosas secas

- Aumento del ritmo cardíaco y de la respiración

En niños existe otro listado de síntomas se pueden sumar a los anteriores, por ejemplo:

- Boca y lengua secas.

- Ausencia de lágrimas al llorar.

- Varias horas sin mojar pañales.

- Ojos, mejillas o abdomen hundidos.

- Desgano.

- Irritabilidad.

- Piel que no vuelve a su sitio al pellizcarla y soltarla.

¿Qué se puede hacer cuándo una persona padece de insolación?

Si la insolación llega a detectarse a tiempo, es posible que pueda tratarse desde casa siguiendo los consejos de algún especialista médico, pero es necesario tener en cuenta que el tratamiento puede ser diferente para un niño y a un adulto.

En niños, lo más recomendable es darles alimentos frescos y líquidos para atender la deshidratación; una buena opción serían las bebidas deportivas o sueros porque reponer los electrolitos y líquidos, además de que buscan el equilibrio de las sales perdidas.

Asimismo, es esencial que a la persona se le lleve a una zona que no esté al aire libre, desvestirla, aplicarle con suavidad agua fría en distintas partes de su cuerpo y acostarla en un lugar fresco con los pies ligeramente elevados.

No obstante, si la insolación es avanzada se requerirá que el paciente sea trasladado a un hospital para recibir atención inmediata y, en caso de ser necesario, administrarle sueros intravenosos.

¿Cómo se puede prevenir la deshidratación?

El Centro Médico de la Universidad de Rochester dio a conocer una serie de recomendaciones con las que se pueden evitar los golpes de calor y la deshidratación.

- Beba abundantes líquidos, sobre todo cuando esté trabajando o jugando bajo el sol.

-Asegúrese de beber más líquido del que pierde.

- Intente programar las actividades físicas al aire libre en las horas más frescas del día.

- Tome bebidas deportivas adecuadas para mantener el equilibrio de los electrolitos.

- Utilice ropa ligera, de tejidos apretados, floja y de colores claros.

- Programe las actividades físicas al aire libre en las horas más frescas del día.

- Protéjase del sol utilizando un sombrero, gafas de sol y sombrilla.

- Vaya aumentando gradualmente el tiempo que pasa al aire libre para permitir que su cuerpo se acostumbre al calor.

- Durante las actividades al aire libre, descanse a menudo para tomar alguna bebida y rocíe su cuerpo con un aerosol para evitar el sobrecalentamiento.

- Intente pasar el mayor tiempo posible en casa en días muy calurosos y húmedos.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app!

MVA

Más Noticias