12.JPG
Handout via Reuters
12 febrero, 2020
Redacción ADN40
Internacional

Escapan dos mujeres del hospital donde estaban en cuarentena por coronavirus en Rusia

Las mujeres denunciaron la mala atención médica que recibían, además de los malos tratos de los doctores y las condiciones tan “feas” del lugar en el que las tenían.

Dos mujeres que estaban en cuarentena en Rusia por sospecha de coronavirus huyeron del hospital donde estaban confinadas y denunciaron mala atención médica, doctores hostiles y condiciones insalubres.

  Las féminas habían sido puestas en cuarentena luego de volver de la ciudad china de Hainan.

Una escapó con su hijo por la ventana de un hospital en Samara, la otra logró generar un cortocircuito en el candado electrónico de la puerta de su habitación de un hospital en San Petersburgo

En un extenso mensaje publicado el viernes por Instagram, una mujer con el alias GuzelNeder relató que su hijo comenzó a toser y que tenía fiebre de 37.3 grados centígrados cuatro días después de la que familia regresó a su casa en la ciudad de Samara.

La mujer llamó a los servicios de emergencia, que diagnosticaron al pequeño con una infección respiratoria y les pidieron ir al hospital para ser sometidos a prueba del coronavirus.

El hospital les prometió tener los resultados en tres días. Después avisó que serían cinco, relató la mujer. Entretanto el niño mejoraba con un inhalador y otras medicinas, escribió. “Cuando intentó exigir resultados de las pruebas, el personal médico se negó”, comentó. Un doctor le respondió a la mujer que tenían que seguir aislados aun si la prueba del virus resultaba negativa.

La otra mujer, Alla Ilyina, escribió en Instagram que empezó a sentirse mal de la garganta varios días después de regresar de Hainan a San Petersburgo.

Llamó a los servicios de emergencia y fue llevada al hospital para pruebas del coronavirus. Se le dijo que tenía que quedarse allí por 24 horas. Al día siguiente le dijeron que no tenía el virus pero que igual tenía que estar allí dos semanas en cuarentena.

Sin libros, shampoo ni acceso a internet, Ilyina estaba frustrada. La puerta de su habitación estaba trabada con un candado electrónico y solo podía ser abierta desde afuera. Pero finalmente consiguió generar un cortocircuito que le permitió escapar.

“Si estuviera enferma, no habrían parado de llamarme”, dijo Ilyina al periódico local Fontanka. Sin embargo, otros medios han afirmado que el hospital reportó su escape a la policía y podría iniciarse una investigación.

Con información de Agencias

La noticia continúa, mantenla encendida. ¡Descarga nuestra app!

lhp

Más Noticias