KAL|0_d2kpxq8o
01 junio, 2018
Redacción ADN40
Pop

Marilyn Monroe y su amor por México

Durante una semana comió carnitas, mole, gusanos de maguey y aprendió a tomar tequila con El Indio Fernández.

Para 1962 el mundo ya veneraba la simpatía de Marilyn Monroe, pero la noche del 22 de febrero de ese año México se enamoró tras la visita sorpresa de la mujer que en ese entonces, representaba la máxima belleza al ser nombrada como ‘Sex Symbol’ a sus tempranos 23 años.

  Norma Jeane Baker, mejor conocida como Marilyn Monroe viajó alrededor de todo el mundo, sin embargo, su visita a México se convirtió en un testimonio de los últimos meses de vida de la reconocida actriz, luego de que la encontraron muerta en su habitación un 5 de agosto del mismo año.

KAL|0_3occrcwb

Durante su visita a la capital se descubrió que la actriz no era rubia de nacimiento, pues el fotorreportero Antonio Caballero capturó el instante en el que al cruzar la pierna se descubre que era castaña natural.

La modelo visitó también la casa del cineasta mexicano Emilio ‘Indio’ Fernández, e incluso compró un suéter típico de Chiconcuac con el cual tuvo una sesión fotográfica días antes de morir.

Además visitó Paseo de la Reforma, Coyoacán y un restaurante ubicado en el Carmen de nombre ‘El Taquito’ cuando el entonces regente del antiguo Distrito Federal, Ernesto P. Uruchurtu llamó a Teodoro Aceves, gerente del restaurante para recomendarle que preparara el lugar para recibir “invitados de lujo”.

KAL|0_ilb48iyo

Durante una semana entera, la ‘Sex Symbol más famosa de América’ comió carnitas, mole, chalupitas, guacamole, gusanos de maguey, daiquirís y aprendió a tomar tequila al estilo del ‘Indio’ Fernández.

Marilyn partió de México el 3 de marzo y durante sus últimas horas de estancia donó 10 mil dólares al Instituto Nacional de Protección a la Infancia (INPI) en presencia de la primera dama de ese entonces, Eva Sámano de López Mateos.

Cuatro meses después, el domingo 5 de agosto de 1962, Marilyn apareció muerta en su casa; datos de los forenses reportaban que murió por sobredosis de barbitúricos y las notas periodísticas de ese día decían que el cuerpo de la mujer más bella de norteamérica llevaba más de un día sin ser reclamado.

KAL|0_d2kpxq8o

El suéter que compró en Chiconcuac en 130 pesos y que usó en una de sus más famosas sesiones fotográficas, fue subastado a pocos días de su muerte por 160 mil dólares.

Así, en completa soledad, terminó la vida de una mujer que marcó un antes y después en la historia del modelaje y el cine desde que abrió sus ojos el primero de junio de 1926.

Sigue la información donde quiera que estés ¡Descarga nuestra app!

erv

Más Noticias