La madre del niño de 12 años tuvo que llevarlo al hospital donde le extrajeron los 54 imanes que se había comido.
Pixabay
09 febrero, 2021
Redacción ADN40
Internacional

Niño se come más de 50 imanes porque quería volverse “magnético”

Los médicos extrajeron 54 imanes del intestino del pequeño de 12 años que buscaba “pegar” objetos metálicos a su estómago y así volverse “magnético”.

Rhiley Morrison, un joven de 12 años fue operado de emergencia para poder extraerle 54 imanes que le fueron encontrados en su estómago luego de tragárselas como parte de un “experimento”.

De acuerdo con Daily Mail, el hecho ocurrió en Greater Manchester, en Reino Unido, cuando el adolescente, quien tiene autismo y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), buscaba “pegar” objetos metálicos a su estómago y así volverse “magnético”.

El joven, al ver que no todo salió como pensaba, y viendo que ni tenía ‘poderes’ magnéticos ni tampoco expulsaba los imanes de su cuerpo, decidió avisar a su madre, Paige Ward, a los cuatro días de haberlos ingerido.

La madre de 30 años, lo llevó al hospital de la ciudad de Prestwich para extraerle del estómago más de medio centenar de pequeñas bolas imantadas.

De acuerdo con medios locales, los médicos temían que los imanes pudieran provocar quemaduras en sus tejidos u otros órganos, por lo que de inmediato fue intervenido quirúrgicamente.

La operación del adolescente duró aproximadamente seis horas y permaneció al menos 10 días sin poder moverse ya que expulsó un líquido verde, causado por una fuga intestinal.

Tras tomarle radiografías, los médicos estimaron en un principio que Rhiley había ingerido entre 25 y 30 imanes, pero, para su sorpresa, acabaron extrayéndole un total de 54.

Paige Ward señaló que una enfermera le contó que su hijo corrió con suerte, pues otro niño se tragó dos imanes y tuvieron que extirpar parte del intestino.

Agregó que su hijo está muy interesado en la ciencia y le encantan los experimentos, por lo que los imanes no fueron la excepción.

Me quedé boquiabierta, sin palabras, cuando supe la cantidad que se había tragado. Cuando lo hizo, pensé que solo había sido él, que solo había sido tonto y había hecho eso, pero el cirujano dijo que ve estas cosas todo el tiempo

Debido a las lesiones causadas por las bolas magnéticas en su organismo, el menor sufrió durante diez días vómitos constantes causados por una fuga en su intestino.

Del mismo modo, durante ese periodo de tiempo no fue capaz de comer ni de ir al baño.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app!

lhp

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias