Hombre que compró saliva infectada de COVID para matar a su jefe es acusado de intento de homicidio
NEWSFLASH
10 febrero, 2021
Redacción ADN40
Internacional

Intentó asesinar a su jefe con saliva infectada de COVID-19, es acusado por intento de homicidio

El empresario afirmó que momentos antes de que su empleado le robara le añadió saliva a su bebida.

Un vender de automóviles que compró saliva infectada de COVID-19 para matar a su jefe es acusado de intento de homicidio en Turquia.

  Ramazan Cimen está acusado de intentar matar a Ibrahim Unverdi y su esposa después de que supuestamente lo atraparan tratando de robar 215 mil liras (unos 108 millones de pesos).

El exempleado tenía la misión de recoger el dinero, proveniente de la venta de unos autos, y luego llevarlos a la oficina.

De acuerdo con el diario turco Hurriyet, el empresario se comunicó con el extrabajador quien le afirmó que el dinero lo había entregado a una persona a quien se lo debía.

Ibrahim Unverdi narró que una testigo le afirmó que su exempleado había comprado saliva con COVID-19 por 50 libras. El empresario afirmó que momentos antes de que el hombre le robara el dinero, Ramazan Cimen le añadió saliva a su bebida.

“Esta es la primera vez que escucho de una técnica de asesinato tan extraña. Gracias a Dios no me enfermé. Dios está siempre con los buenos”, dijo Unverdi.

De acuerdo con el medio The Sun, el supuesto agresor comunicó que se enteró de los señalamientos a través de notas de la prensa y por mensajes amenazantes en su contra.

La presunta víctima recibió protección policía luego de mostrar que Ramazan Cimen lo quiso matar con saliva infectada con COVID-19.

Unverdi presentó una denuncia penal contra Cimen, quien ahora ha sido acusado formalmente de intento de homicidio y comportamiento amenazante y está siendo perseguido por la policía.

Preferiría que me matara en lugar de intentar infectarme con el virus. Mi madre y mi padre tienen una enfermedad crónica. Si me infectaba con COVID-19, podría haber infectado a mi familia y a quienes me rodeaban. Al menos si me disparara en la cabeza, yo sería el único en morir. No hay necesidad de ser tan malvado. Gracias a Dios, la fiscalía me protegió y ahora están buscando a Cimen.

La esposa de Unverdi, Dilek, también afirmó que Cimen planeaba hacer lo mismo con ella y dijo que tiene miedo de salir de casa mientras él esté suelto.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app!

pfp

Más Noticias