1400x-1.jpg
Hollie Adams / Bloomberg
08 septiembre, 2020
Redacción ADN40
Internacional

Alimentos saludables a la baja y obesidad a la alta por falta de producción y recursos por el COVID-19

La compra de comida barata y ultraprocesada creció debido a que es lo único que pueden comprar los más pobres y que agudizó el virus.

El COVID-19 ha logrado ampliar las desigualdades financieras y de salud y cada vez empeora la pobreza alimentaria en Gran Bretaña.

  Aproximadamente 20 millones de adultos no puede comer alimentos saludables solo en el Reino Unido, según estimaciones del grupo de expertos Demos.

Una británica narró a Bloomberg que ha aumentado 14 kilos desde marzo debido a que la fruta y los alimentos saludables cuestas ahora más.

“Estamos comiendo un montón de frijoles sobre tostadas, algo sobre tostadas, todo sobre tostadas”, dijo Lynn en una videollamada. Ahora pesa más de 200 libras. “Y ese es el problema con el que estoy luchando en este momento: la fruta es cara”.

Las Naciones Unidas advirtieron que si no se aborda el aumento mundial de la alimentación no saludable y la obesidad, los costos de salud relacionados superarán 1.3 billones al año en la próxima década.

La compra de comida barata y ultraprocesada creció debido a que es lo único que pueden comprar los más pobres y que agudizó el virus. La demanda de ayuda alimentaria entre los hogares del Reino Unido ha aumentado más que en la mayoría de las naciones europeas, ya que los ingresos reducidos se ven afectados por las consecuencias del COVID-19.

La ONU estimó que hasta 132 millones de personas podrán sufrir hambre crónica para fines de año debido a las consecuencias del virus. Sin embargo, la obesidad es una amenaza mayor que el hambre, destacó Bloomberg en su artículo llamado ‘El aumento de peso es la otra cara de la crisis alimentaria del COVID-19 para las naciones más ricas’.

A nivel mundial, ahora hay más personas con sobrepeso y obesidad que hambrientas. Las personas obesas y con sobrepeso son vulnerables a tener diabetes, enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer y ahora COVID-19.

La Estrategia Nacional de Alimentos del Reino Unido descubrió que los adultos vulnerables comieron alrededor de una porción menos de frutas y verduras durante el confinamiento, en comparación a la población en general.

Aproximadamente el 12% de los adultos que viven con niños informaron que se saltaban las comidas porque no podían pagar o acceder a alimentos en los últimos seis meses, según una encuesta de la organización benéfica Food Foundation.

Más de 3 millones de personas de Reino Unido han solicitado apoyo estatal para el desempleo desde marzo; el desempleo aumentará a medida que se reduce la ayuda para las empresas y los trabajadores desempleados.

Con información de Bloomberg

La noticia continúa, mantenla encendida. ¡Descarga nuestra app!

pfp

Más Noticias