Muere tras hacer 300 sentadillas de castigo por violar  toque de queda
Eloisa Lopez/REUTERS
07 abril 2021 06:04hrs
Actualizado el 07 abril 2021 07:04hrs
Redacción ADN40
Internacional

Muere tras hacer 300 sentadillas de castigo por violar toque de queda

Un hombre de Filipinas murió un día después de que las autoridades le pusieran 300 sentadillas de castigo por violar el toque de queda.

Esta semana se dio a conocer el caso de un hombre de Filipinas que murió un día después de que las autoridades lo obligaran a hacer 300 sentadillas a modo de castigo por infringir el toque de queda impuesto para evitar el aumento de casos de COVID-19.

El hombre, identificado como Darren Manaog Peñaredondo, de 28 años, fue sorprendido violando el toque de queda impuesto en Filipinas, motivo por el que la policía le ordenó realizar 300 sentadillas a modo de castigo.

El hombre, que salió de su casa para comprar agua, fue de tenido en la isla de Luzón, cuando fue llevado junto a otros infractores a la plaza ubicada frente al edificio municipal.

En total, el hombre realizó aproximadamente 300 sentadillas debido a que se cayó constantemente y a que no coordinaba el ejercicio con sus compañeros, motivo por el que se incrementó la cantidad de ejercicios que realizaría en un inicio.

Las sentadillas le provocaron convulsiones

De acuerdo a lo informado, cuando el hombre terminó las sentadillas, tuvo que ayudarse de otro infractor para regresar a su casa; su novia indicó a medios locales que en un inicio pensó que el hombre había sido golpeado.

También indicó que al día siguiente el hombre no paró de quejarse de fuertes dolores en las rodillas y muslos, por lo que tuvo que hacer un esfuerzo superior para poder caminar.

Fue entonces que el hombre sufrió una convulsión y cayó al suelo; los vecinos de la zona acudieron a auxiliarlo y uno de ellos le realizó reanimación cardiovascular para revivirlo brevemente, sin embargo pocos segundos después el hombre murió.

Califican la sanción como tortura

Luego de que se diera a conocer la historia del hombre, el alcalde de la ciudad, el general Trias Mayor Antonio Ferrer, ordenó a las autoridades investigar el caso y calificó el hecho como “tortura”.

Por su parte, el jefe de la policía local, Marlo Nilo solero, indicó a medios de comunicación que los infractores del toque de queda solo reciben sermones y aseguró que los castigos físicos no están permitidos y que no habría tolerancia para los oficiales que cometieran dichos actos.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app !

erv

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias