Qué es y en qué consiste el método 3-3-3, recomendado por expertos para mejorar la productividad

El experto en productividad Oliver Burkeman ha propuesto el método 3-3-3, detallado en su best-seller ‘Cuatro mil semanas: Gestión del tiempo para mortales’

2 minutos de lectura.
Compartir:
Escrito por: Diana Rivero
Qué es y en qué consiste el método 3-3-3
Freepik

En la búsqueda constante de métodos eficientes para aumentar la productividad , el escritor y experto en gestión del tiempo, Oliver Burkeman, presenta el Método 3-3-3, una fórmula sencilla pero poderosa para organizar las actividades diarias y optimizar el rendimiento.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y lleva la información en tus manos.

El cerebro humano, aunque solo representa aproximadamente el 2% del peso corporal, consume una considerable cantidad de recursos, utilizando el 20% del oxígeno y la energía del cuerpo. La eficiencia y concentración en las tareas diarias se convierten, entonces, en elementos cruciales para alcanzar el máximo rendimiento.

El Método 3-3-3 propone una regla mnemotécnica fácil de recordar: Tres horas al día, tres tareas y tres actividades. Burkeman expone su enfoque en su exitoso libro Cuatro mil semanas: Gestión del tiempo para mortales .

La esencia del método radica en organizar la lista de tareas de acuerdo con la intensidad y demanda de concentración, asegurando que las tareas más exigentes se realicen durante las horas de mayor productividad.

Tres horas para darlo todo:

El primer bloque, representado por el primer “3", se refiere a las tres primeras horas de la jornada laboral . En este período, el cerebro está fresco y descansado, siendo el momento óptimo para realizar tareas de trabajo profundo que requieren máxima concentración. Evitar distracciones, postergar reuniones y silenciar el teléfono son prácticas esenciales para lograr un rendimiento óptimo.

Tres tareas engorrosas:

Después de las tres primeras horas de intensa concentración, llega el momento de reducir la intensidad y abordar tareas que consumen tiempo pero no requieren la misma concentración. Reuniones, llamadas telefónicas y otras tareas administrativas encuentran su espacio en este bloque, ofreciendo una sensación de logro al tachar múltiples actividades de la lista.

También te puede interesar:

Trabajar de pie mejora la salud y la productividad: Estudio

Una nueva investigación reafirma que trabajar varios minutos de pie mejoraría incluso el absentismo laboral.

Ver nota

Tres tareas de mantenimiento:

En la última parte de la jornada, cuando la fatiga afecta la concentración, el tercer bloque se centra en tareas de “mantenimiento”. Responder correos electrónicos , planificar el día siguiente y revisar el trabajo realizado durante las primeras tres horas son actividades ideales para este momento. Además, es propicio abordar tareas de baja intensidad que pueden completarse en pocos minutos.

El Método 3-3-3 ofrece una estructura simple pero efectiva para organizar el día, maximizando la productividad al alinear las tareas con los ritmos naturales del cerebro.

adn40 Siempre Conmigo. Síguenos en Showcase de Google y mantente siempre informado.

¡No te pierdas nuestro contenido, sigue a adn40 en Google News!