La UNAM informó que en la Universidad de Harvard probarán un tratamiento contra la COVID-19 desarrollado por especialistas mexicanos en medicina, biología y matemáticas.
Reuters
16 febrero, 2021
Redacción ADN40
Ciencia

Harvard probará el tratamiento contra la COVID-19 descubierto por científicos de la UNAM

La UNAM informó que en la Universidad de Harvard probarán un tratamiento contra la COVID-19 desarrollado por especialistas mexicanos en medicina, biología y matemáticas.

La Universidad de Harvard (UH) probará un tratamiento para combatir la COVID-19, el cual fue diseñado por especialistas en medicina, biología y matemáticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El científico Sigifredo Pedraza Sánchez, de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM, adelantó que la mezcla formará parte de un trabajo multicéntrico que llevará a cabo Ari Moskowitz, profesor asistente de Medicina del Centro Médico Beth Israel Deaconess de UH.

La investigación se trata de un tratamiento piloto realizado en 209 pacientes con la COVID-19 del Hospital Regional del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) de Puebla, cuyos resultados mostraron una mejora en el desenlace clínico en personas con enfermedad de moderada a severa, así como una reducción de 48% de la mortalidad.

A través de un comunicado, el docente en biología celular, señaló que el tratamiento consiste en la combinación de los fármacos prednisona con ciclosporina A, que ayudan a inhibir la respuesta inflamatoria; actualmente, su efectividad ha reducido la tasa de mortalidad de los pacientes a un 24%.

Se utilizaron los esteroides prednisona o prednisolona, fármacos conocidos desde la década de 1950 que reducen la respuesta inflamatoria durante la respuesta inmune, y ayudan a que los pacientes se puedan recuperar cuando la respuesta inflamatoria es muy fuerte en diferentes tipos de enfermedades

Los especialistas utilizaron una mezcla de prednisona con ciclosporina A, este último fue descubierto en la década de 1970, el cual ha sido utilizado como inmunosupresor en pacientes con trasplantes de riñón, pues tiene propiedades inmunosupresoras y evita el rechazo.

Se analizaron 209 pacientes hospitalizados en el ISSSTE Puebla. De ellos, 104 recibieron solamente prednisona o prednisolona, mientras que 105 recibieron ese esteroide con ciclosporina A. Se hizo seguimiento a cada paciente durante 28 días y se analizó cómo era su evolución, su desenlace clínico y si había mejora o disminuía la mortalidad

Luego de diez días, el grupo de control al que solamente se aplicó prednisona tuvo una mortalidad de 35%, mientras que en el grupo al que se le aplicó prednisona y ciclosporina se redujo a 22%.


El conjunto de pacientes fue de personas con la COVID-19 en sus fases moderada, severa y leve; los efectos positivos de la estrategia farmacológica fueron mejores entre quienes presentaron la enfermedad de moderada a severa.

Cuando se compararon esos grupos de enfermedad moderada a severa, la mortalidad en el grupo que recibió solo esteroides fue del 48.5%, mientras que el que sumó ciclosporina A fue del 24%

El investigador destacó la importancia de utilizar medicamentos conocidos, utilizados en otras enfermedades, antes de concebir la idea del diseño desde cero de un nuevo fármaco, ya que de esta forma “se ahorra tiempo y dinero en investigarlos, toda vez que son fármacos aprobados”.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app!

lhp

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias