lobos marinos riendo.jpg
Getty Images
Redacción ADN40
Ciencia

Estudio confirma que los animales también se ríen, ¡no lo imaginaste!

Gracias a la ciencia se puede confirmar que la risa no es algo único del ser humano; un estudio mostró que los animales también se ríen

Teóricamente y a lo largo de la historia se ha comprobado que muchas de las cualidades que se creían únicas de los seres humanos también son desempeñadas por los animales; por ejemplo ellos también pueden usar herramientas, guardar luto, reconocerse en el espejo o incluso realizar operaciones matemáticas y ahora se suma a esta lista, el hecho de que también se ríen, dato que se ha comprobado gracias a un estudio.

En su nuevo artículo publicado en la revista Bioacoustics, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), detallan los resultados después de haber observado que existen ciertas especies de animales que participan en lo que llaman “juego vocal” o risa.

Para llevar a cabo el estudio, los expertos analizaron registros de ciertos patrones en vocalizaciones animales como tonos altos o bajos, agudos o graves, patrones rítmicos y demás características de sonidos de juego, a fin de conocer todo acerca del fenómeno de la risa en el reino animal.

Los animales también ríen

En cuanto a los seres humanos, la risa es una conducta o respuesta fisiológica ante determinados estímulos, con ella podemos expresar nuestras emociones y socializar, pero cuando los animales ríen, se entiende como una señal que ayuda a enfatizar la naturaleza no agresiva del juego, una función necesaria en el reino animal.

Sasha Winkler, primatóloga y estudiante graduada de antropología en la Universidad de California en Los Ángeles y Greg Bryant, profesor de comunicación de la misma universidad, llegaron a la conclusión de que al menos 65 especies de animales ríen como los seres humanos; en esta lista se incluyen principalmente a los mamíferos como los primates, vacas, perros, zorros y focas, así como algunas aves.

No se espera que la risa de los animales sea igual a la de los humanos, pero sí existen indicios que permiten entender los sonidos que emiten, como por ejemplo, los primates lo hacen por medio de jadeo, gruñidos, chillidos y hasta ronroneos.

Según el equipo, se han documentado otras características del comportamiento de juego en los animales, incluidos aspectos del lenguaje corporal como la “posición de juego”, patas delanteras en el suelo y trasero levantado, ejemplificado por los perros, o incluso las “caras de juego” que se ven mayormente personificadas por los primates.

Tanto para Winkler y Bryant, sería muy interesante hacer una investigación mucho más grande y detallada sobre las vocalizaciones de los animales, pero algunas observaciones podrían ser sumamente difíciles de conseguir, especialmente para los animales cuyos sonidos de juego pueden ser más silenciosos.

Al final, no cabe duda de que los animales nos siguen sorprendiendo al realizar acciones complejas, que hasta ahora se habían considerado únicas de los seres humanos. Además la forma en que ríen y expresan su emoción es única en cada especie.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

Más Noticias