Pablo Landa: Explorando la Intersección de la Antropología y la Arquitectura en el México Moderno

Descubre en “No hay lugar común” cómo Pablo Landa une arquitectura y antropología para revelar los secretos del México Moderno en el Museo del ECO.

Actualizado el 24 junio 2024 10:33hrs
Compartir:

Pablo Landa ha trabajado en archivos de arquitectura para entender el entorno de la arquitectura desde un punto de vista antropológico. Su interés por la conexión entre antropología y arquitectura se originó durante su doctorado y descubrió el archivo de Mario Pani donde vio las historias sobre la construcción del México Moderno, se detuvo en la Unidad habitacional de Santa Fe de los años 50, donde vio los planos y los artículos periodísticos que habían salido en esa época.

El trabajo de Mario Pani en Tlatelolco solo era un fragmento del proyecto sexenal de vivienda de lo quería entregar Adolfo López Mateos, y estaba proyectado para extenderse alrededor del centro de la ciudad.

Pablo Landa reorganizó el archivo arquitectónico de Mario Pani y lo entregó para que fuera objeto de investigación. Lo que encontró en la Facultad de Arquitectura de la UNAM fue el legado de algunos otros arquitectos mexicanos como de José Villagrán, Augusto Álvarez, Carlos Mijares, Francisco Serrano y otros; con esto, la FA tiene el archivo arquitectónico más extenso e importante del país.

Actualmente Pablo Landa es el director del Museo Experimental el ECO que nació en 1953, creado por Mathias Goeritz, donde su patrocinador, Daniel Mont, quería un espacio para pensar cómo hacer convivir las diferentes artes, quería una estructura habitable, desde entonces se habla de una arquitectura emocional, un lugar donde se despiertan emociones cuando se está ahí.

Mathias Goeritz, de origen alemán, llegó a México en los años 40 y cuando llegó a la Ciudad de México y se convirtió en un profesor disruptor de la Facultad de Arquitectura que introdujo nuevas maneras de pensar el arte, ejemplo, la Ruta de la Amistad, fue el curador de la exposición que se encuentra en las calles.

Ahora, Pablo Landa trabaja para consolidar la misión del Museo el Eco como un espacio de arte, arquitectura y diseño.