IMAGEN DE ARCHIVO. El doctor Samuel Gutiérrez, parte del equipo de respuesta rápida del ministerio de salud ecuatoriano para la enfermedad por coronavirus (COVID-19), realiza un examen médico a una mujer de 80 años que muestra síntomas de la enfermeda
SANTIAGO ARCOS/REUTERS
12 mayo, 2020
Redacción ADN40
Salud

Investigadores de la UAM estudian el comportamiento de partículas de COVID-19

Al toser o estornudar se expelen alrededor de 100 mil gérmenes, lo que plantea la necesidad de utilizar tapabocas, según los especialistas

Al hablar, toser o estornudar, las personas expulsan gran cantidad de minúsculas gotas que se quedan flotando en el aire y forman una especie de aerosol, que constituye la principal vía de infección del COVID-19, aseguró Fernando del Rio Haza, profesor emérito de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

  “Esas gotitas, cuyos tamaños suelen ser menores a una milésima de micra, pueden dispararse hasta seis metros y se han vuelto un enemigo invisible en la actual ola de contagios”, explicó el profesor Distinguido de la UAM.

De acuerdo con estudios de un grupo de investigadores del Departamento de Física de la Unidad Iztapalapa de la UAM, los virus pueden estar activos por lapsos de entre tres horas y tres días, de acuerdo con las condiciones climatológicas y otros factores externos.

El doctor Orlando Guzmán López coincidió en que estas partículas tipo aerosol que contienen el SARS-CoV-2 se mueven solamente por factores externos, uno de ellos el viento, por lo que pueden quedar suspendidas en una habitación sin ventilación.

Al toser o estornudar se expelen alrededor de 100 mil gérmenes, lo que plantea la necesidad de utilizar tapabocas de algodón o de alguna otra tela que pueda lavarse después de cada puesta, dijo la doctora Silvia Hidalgo Tobón.

La noticia continúa, mantenla encendida. Descarga nuestra app

sga

Más Noticias