KAL|1_e1u6m4zh
13 abril, 2017
Redacción ADN40
Salud

Virus, parásitos y hongos: un riesgo en las albercas

Una buena higiene y el uso correcto de las piscinas puede reducir considerablemente el contagio de infecciones.

En esta Semana Santa es común recurrir a las playas y balnearios para disfrutar un rato agradable con la familia, sin embargo, es importante saber que cuidados y precauciones hay que tener para evitar cualquier tipo de inconveniente en estos días.

  Debido a la sobrepoblación que viven los balnearios en esta fecha y a la falta de una buena cultura de higiene en la población mexicana, es demasiado común contraer una infección gastrointestinal o conjuntivitis, e incluso, hepatitis tipo A. El agua de estas albercas no suele estar en buenas condiciones o no cuenta con los anticontaminantes necesarios.

El coordinador de capacitaciones en la Asociación de Profesionales de la Piscina (APP) Humberto Abaroa, dio a conocer que además de un mal tratamiento en las aguas de las piscinas, las formas de contagio en estos ambientes suelen ser por ingerir agua con restos de heces fecales, el contacto a través de la piel o por el aire que se respira alrededor de las instalaciones acuáticas.

Asimismo, Abelardo Ávila, Investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), explicó que en esta época es común que balnearios y parques acuáticos rebasen el nivel de cloración en sus albercas, con la finalidad de mantener el agua libre de gérmenes, sin embargo, la afluencia de gente, en combinación con el calor, crean el ambiente idóneo para la proliferación virus y bacterias como colibacilos y salmonella.

Otra de las afecciones más comunes es la micosis, mejor conocida como pie de atleta, asegura Andrés Carmona, coordinador de epidemiología de la delegación norte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Los expertos en salud indican que los riesgos de contraer alguna de estas infecciones aumentan ya que en el país no existe una buena cultura sobre el uso de las albercas, por lo que es recomendable tomar una ducha antes y después de ingresar a las piscinas, no orinar dentro de ellas, evitar el uso de ropa de algodón o si se padece algún malestar gastrointestinal.
cfnh

Más Noticias