penal-de-cuautitlan-edomex.jpg
Especial
13 abril, 2020
Redacción ADN40
México

Confirmaron cinco casos de COVID-19 en el penal de Cuautitlán

Los casos confirmados están aislados y reciben atención médica en el Centro Penitenciario Neza-Norte.

Hasta el momento hay cuatro presos y un elemento de seguridad y custodia contagiados de COVID-19 en el Centro Penitenciario y de Reinserción Social (CPRS) de Cuautitlán, así como 19 casos sospechosos, informó la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de México (SSEM).

  Las autoridades penitenciarias identificaron como origen de contagio del custodio, la vigilancia que realizó el 31 de marzo de un preso que recibía tratamiento médico, en el Hospital General José Vicente Villada, donde había casos sospechosos de la pandemia.

Por el cerco sanitario instrumentado en el CPRS, por la Subsecretaría de Control Penitenciario, el 9 de abril pasado, se detectó que el elemento presentaba temperatura alta, dolor de cabeza y pecho, por lo que se le impidió ingresar al penal. Antes, el custodio no presentó algún malestar.

Con base en los protocolos de los Centros Penitenciarios del Estado de México, reforzaron las medidas de prevención en todas las cárceles, además de que el cerco sanitario, es más estricto, para el personal de los penales, proveedores, familiares y representantes legales.

Cabe destacar que los cuatro casos confirmados fueron trasladados al Centro Penitenciario Neza-Norte, el cual ya había sido habilitado como hospital especializado para brindar atención médica a los presos afectados por la pandemia.

En el caso específico del Centro Penitenciario de Cuautitlán, se mantiene la suspensión de la visita familiar hasta nuevo aviso; ampliaron los horarios para llevar enseres de aseo e higiene personal y se mantiene el descuento del 100% de llamadas telefónicas los fines de semana.

En un comunicado agregaron que reforzaron el cerco sanitario que se instaló en los CPRS, además de que el 13 del mes y año en curso dará inicio una campaña de identificación de grupos vulnerables, toma de presión arterial y glucosa entre la población penitenciaria.

La información agrega que ninguno de los internos confirmados y sospechosos presenta síntomas graves de la enfermedad, en tanto que las autoridades penitenciarias mantienen comunicación con las familias con el fin de notificar puntualmente sobre su estado de salud.

La noticia continúa, mantenla encendida. Descarga nuestra app

lhp

Más Noticias