KAL|1_y2sxjkka
14 abril, 2017
Redacción ADN40
México

Conoce la historia de “la abuela del narcotráfico” en México

Lola “la Chata”, una modesta mujer que inició en el negocio de los chicharrones y acabó vendiendo drogas.

María Dolores Estévez Zulueta, conocida popularmente como Lola “la Chata”, fue una modesta mujer originaria de la Ciudad de México.

  Comenzó su vida vendiendo café y chicharrones en el puesto de su madre en un pequeño mercado de La Merced.

Al cumplir los 13 años, Lola comenzó a distribuir en su pequeña canasta dosis de marihuana, morfina y heroína.

Años más tarde, conoció a Casto Ruz Urquizo, quien la llevó a la Ciudad Juárez para enseñarle todo lo relacionado al mundo del narcotráfico.

“La Chata” regresó a la capital para establecer su centro de operaciones en la calle San Simón, de su antiguo mercado.

KAL|1_c7xmumzx

A pesar de ser considerada una las mayores criminales de los años 30, Dolores Estévez fue una mujer muy querida por la gente gracias a los favores y regalos que les hacía.

En su devoción por la Virgen de San Juan de los Lagos, llevaba cada año un carro lleno de flores además de viajes todo pagado a decenas de sus conocidos.

Sin embargo, un cuatro de abril de 1957 fue detenida a sus 28 años por la Policía Judicial Federal y recluida a la Cárcel para Mujeres de la capital.

Anteriormente, la abuela del narcotráfico ya había pisado siete diferentes prisiones, entre ellas, el Palacio de Lecumberri y las Islas Marías.

Entre costosas joyas y rebozos de seda, Lola permaneció encerrada hasta su muerte, pues en septiembre del mismo año murió de un paro cardíaco durante una operación de vejiga.

KAL|1_vlrhxj9d

fcj

Más Noticias