historia real adelita revolución.jpg
Especial
19 noviembre 2021 11:11hrs
Actualizado el 19 noviembre 2021 14:11hrs
Redacción ADN40
Estados

​​Esta es la historia real de Adelita en la Revolución mexicana

Entre la historia mexicana destaca una mujer rebelde pero de noble corazón, Adelita, quien fue una guerrillera durante la Revolución.

La Revolución mexicana es uno de los movimientos más destacados en la historia del país, pero en dicho evento uno de los personajes más representativos es Adelita, una mujer de la que se ha escuchado a partir de los corridos. Pero, ¿cuál fue la historia real de Adelita?

Con el paso del tiempo Adelita se convirtió en una representación de las mujeres valientes y guerreras que asistieron al campo de batalla durante la Revolución mexicana, ya sea para combatir contra el enemigo o para se asistentes médicas que se encargaban de atender a los soldados heridos que luchaban por la patria y justicia en México.

Fue así que surgieron los corridos en que Adelita y sus compañeras de guerrera dejaron su huella de lucha por su país. Sin embargo, ¿cuál fue la historia real de Adelita?, ¿quién fue? y ¿qué hizo durante ese período?

¿Cuál es la historia real de Adelita?

De acuerdo con crónicas de aquella época e historiadores, su nombre real era Adela Velarde Pérez y había nacido en Ciudad Juárez, Chihuahua dentro de una familia acomodada; se caracterizaba por ser una joven bella, alegre y rebelde, dado que a los 13 años decidió abandonar su casa sin el permiso de sus padres para poder reunirse a la Revolución.

Fue así que Adelita, como se le conocía, vivió en el campo de batalla para fungir como camillera de la Cruz Roja y atender a los revolucionarios heridos y moribundos.

Sin embargo, no todo fue guerra, sino que conoció al teniente villista Antonio Gil del Río, con quien mantuvo una relación amorosa. Ambos estaban profundamente enamorados y, según la historia, cada noche él tocaba canciones de amor frente al tren en el que dormía Adelita.

Tenerse uno al otro era una gran fortaleza durante la Revolución mexicana hasta que en una batalla de Torreón, en 1914, acabó con la vida del teniente villista. Mientras Antonio asistía a los heridos, los enemigos comenzaron a dispararle hasta que falleció.

Adelita sostuvo el cuerpo de su amado en los últimos segundos de su vida, así que la pareja logró despedirse a su forma, él le recitó la estrofa: “Si acaso yo muero en campaña, y mi cadáver lo van a sepultar, Adelita por Dios te lo ruego, que con tus ojos me vayas a llorar”.

Asimismo, Antonio alcanzó a decirle a Adelita que tenía un regalo para ella en su mochila, el cual se trataba de una hoja de papel doblada con el corrido que actualmente se conoce.

Por su parte, Adelita entregó la hoja a los músicos de la brigada y comenzaron a interpretar la letra que su amado esposo le había compuesto.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app !

MVA

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias