El cierre de escuelas por el COVID-19 afecta en habilidades básicas y aprendizaje en especial a menores en sus primeros años de educación
Reuters
10 noviembre, 2020
Redacción ADN40
Internacional

Niños retroceden en habilidades básicas y aprendizaje por confinamiento

El cierre de escuelas por el COVID-19 afecta en habilidades básicas y aprendizaje en especial a menores en sus primeros años de educación ya que algunos han olvidado comer con cubiertos y otros han vuelto a usar pañales.

Los cierres de escuelas y las restricciones de movimiento como medidas para controlar el brote de COVID-19, han provocado estragos en el aprendizaje de niños, pues algunos han olvidado comer con cubiertos y otros han vuelto a usar pañales, informó el organismo de control de educación de Gran Bretaña.

  La Oficina para los Estándares Educativos, Servicios y Habilidades para Niños, conocida como Ofsted, publicó cinco reportes basados en los hallazgos en más de 900 visitas a proveedores de educación y atención social en toda Inglaterra desde el mes de septiembre.

De acuerdo con Amanda Spielman, inspectora general de la Ofsted, algunos pequeños más afectados por las interrupciones ocasionadas por la pandemia fueron aquellos en sus primeros años de educación con padres que trabajan, quienes “experimentaron el doble golpe de menos tiempo con sus padres y menos tiempo con otros niños”.

La instructora también señaló que los profesores reportaron que algunos estudiantes que ya sabían ir al baño volvieron a utilizar pañales y “otros olvidaron algunas habilidades básicas que habían dominado, como comer con cubiertos, sin mencionar la pérdida de los primeros progresos en palabras y números”.

El reporte también señaló que varios pequeños se rezagaron en matemáticas, otros tienen problemas con la alfabetización y concentración, además perdieron condición física.

Otros mostraron señales de ansiedad mental, que se manifestó en el aumento de desórdenes alimenticios y en el daño autoinfligido.

“Si bien la mayoría de los niños han perdido terreno en su aprendizaje en varios grados desde marzo, algunos han estado bien debido a que han pasado tiempo de calidad con sus padres y cuidadores”, dijo Spielman.

Las escuelas y guarderías infantiles cerraron sus puertas a la mayoría de los niños en marzo cuando la pandemia de COVID-19scomenzó a afectar a Gran Bretaña.

Desde septiembre, todos los niños de Inglaterra han regresado a las clases presenciales. Las escuelas y universidades pudieron permanecer abiertas bajo el nuevo confinamiento implementado en la nación hace unos días.

Con información de Agencias

La noticia continúa, mantenla encendida. ¡Descarga nuestra app!

lhp

Más Noticias