atentado munich juegos olimpicos
TW: @WorldJewishCong
23 julio 2021 17:07hrs
23 julio 2021 17:07hrs
Redacción ADN40
Internacional

Múnich 72: Cuando el terrorismo golpeó los juegos olímpicos

Se trataban de los segundos Juegos Olímpicos transmitidos vía satélite a todo el mundo; los atletas tomados como rehenes murieron.

Los Juegos Olímpicos son una gran celebración deportiva, pero en la edición de 1972, realizada en Múnich, Alemania, hubo un hecho aterrador que cambió la imagen de esta fiesta, pues hubo un atentado terrorista que cobró la vida de atletas.

Se piensa que a lo largo de esta justa deportiva la seguridad es un punto esencial, pues se debe cuidar detalladamente la seguridad de todos los atletas participantes y demás miembros de sus equipos deportivos; sin embargo, en Múnich 72 lograron burlar al cuerpo de seguridad y todo acabó en una tragedia.

El atentado terrorista de Múnich 72

Todo parecía una fiesta deportiva normal en los Juegos Olímpicos de Múnich 72, como cualquiera de las anteriores ediciones en las que atletas estaban preparados para dar lo mejor de sí en sus respectivas pruebas.

Sin embargo, todo dio un giro de 180° el 5 de septiembre de 1972 luego de que un grupo de ocho terroristas palestinos burló la seguridad de la Villa Olímpica al hacerse pasar como atletas y logró adentrarse a las habitaciones de los deportistas israelíes.

Los atentados palestinos ingresaron a dos departamentos de la Villa Olímpica durante la madrugada del 5 de septiembre, en ambos se encontraban atletas y parte del equipo técnico de la delegación de Israel; en uno de los departamentos se encontraban los jueces y entrenadores Yossef Gutfreund, Amitzur Shapira, Kehat Shorr, Andrei Spitzer, Yacov Springer y Moshe Weinber.

En el segundo departamento descansaban los luchadores y levantadores de pesas Eliezer Halfin, Yossef Romano, Mark Slavin, David Berger y Zeev Friedman.

En la detención de rehenes, Moshe Weinber y Yossef Romano perdieron la vida, el resto fueron tomados como rehenes. Cuando se dio aviso a las autoridades, los terroristas de la agrupación Septiembre Negro salieron a uno de los balcones y lanzaron a las autoridades un listado de peticiones que exigían a las autoridades alemanas.

Entre las peticiones se encontraban la liberación de 234 presos palestinos que estaban en las cárceles israelíes. En ese entonces, se vivía un conflicto territorial entre Palestina e Israel, estado que surgió tras la Segunda Guerra Mundial.

Primero: la República Federal Alemana (RFA) debería anunciar su aceptación de tomar a los israelíes presos en cualquier lugar designado por nuestras fuerzas revolucionarias en la Villa Olímpica. Segundo: la RFA tiene que proporcionar a nuestras fuerzas tres aviones, a bordo de los cuales los israelíes prisioneros con nuestras fuerzas armadas serán trasladados

Asimismo, amenazaron con asesinar a los deportistas en caso de que no se cumplieran cada una de las peticiones, incluso, pidieron su liberación y que fueran llevados a El Cairo en helicópteros de la base aérea Fürstenfeldbruck.

Un atentado público a nivel internacional

Los Juegos Olímpicos de Múnich 72 fueron los segundos en transmitirse vía satélite, por lo que pudieron ser visto a nivel internacional por más de 900 millones de personas.

El atentado terrorista no logró ser ocultado, así que los televidentes fueron testigos del horror que se vivió en la Villa Olímpica. Atletas de otras delegaciones estaban aterrados y angustiados, incluso, se les les llegó a escuchar que querían regresar a sus países.

Finalmente, cuando los terroristas salieron de la Villa Olímpica junto con los atletas rehenes se dirigieron directamente a la base área anteriormente mencionada, donde un grupo de francotiradores los esperaba para detenerlos.

La estrategia de rescate fue mal planeada, lo cual dejó como resultado un tiroteo entre elementos policiales y los propios terroristas, pero los atletas rehenes fueron las víctimas de este ataque.

La mala información comenzó a circular, pues la agencia Reuters señaló que se había logrado rescatar a los atletas israelíes y, horas más tarde, el jefe de prensa de los Juegos Olímpicos, Hans Klein, señaló a la ABC que las noticias eran demasiado positivas y optimistas.

Transcurrido el tiempo, la información se aclaró y se mencionó que durante el tiroteo fallecieron todos los rehenes de la delegación de Israel, además de cinco de los ocho secuestradores. Ante los hechos, dos días después, el 7 de septiembre la delegación israelí se retiró de los Juegos Olímpicos de Múnich, en compañía de un estricto operativo de seguridad.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app !

MVA

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias