método kakebo.jpg
Getty Images
Redacción ADN40
Finanzas

Kakebo, el método japonés para aprender a ahorrar

Gracias al método kakebo aprenderás a ser consciente de tus gastos, organizar tus finanzas y por ende a ahorra

Aprender a ahorrar más que un capricho es un propósito personal que tiene que ver con la organización. Bajo esta premisa nació el método Kakebo que como su nombre lo dice, es un libro de cuentas del hogar, una herramienta que te ayudará a ahorrar con cierta metodología. Pero no te preocupes, no se necesitan muchos recursos: solo una libreta, algo para escribir y mucha constancia y fuerza de voluntad.

La ideóloga de este método fue Hani Motoko, considerada la primera mujer periodista de Japón y quien buscó una forma de que las esposas pudieran manejar la economía familiar eficientemente. Aunque Japón tiene una cultura tradicional, el kakebo fue un parteaguas para las mujeres, pues las hizo participes en el aspecto financiero.

Al ser un método manual, te hace más consciente respecto en qué gastas el dinero y te obliga a plantear tus metas de ahorro. Entonces, ¿Cómo funciona Kakebo? Aquí te explicamos:

Lo primero es fijar la cantidad de ingresos mensuales, a esto se le restan los gastos fijos que son esas cosas que solemos pagar casi al instante de recibir el sueldo, como rentas, cuentas de bancos o colegiaturas. La cantidad que quede será sometida a los gastos variables y aquí es donde se propone un objetivo de ahorro. La clave está en dividir los gastos variables en categorías, de acuerdo a la prioridad de cada economía, lo más común sería dividirlo en:

  • Básicos: incluye comida, transporte y productos de higiene.
  • Ocio y diversión: todas las actividades que implican salir de casa, como ir al cine, al teatro, a un bar con amigos, incluso viajar.
  • Otros: aquellos gastos inesperados como composturas para tu casa o coche, consultas médicas, entre otros.

Lo segundo más importante para aprender a ahorrar, de acuerdo al método kakebo es anotar a diario todos los gastos que generen estas categorías y vigilar que ninguna exceda la cantidad fijada. La idea es que a finales del mes se pueda analizar en cuál hubo un exceso o identificar en qué se gasta la mayor parte de los ingresos.

Es interesante saber que ahorrar no es gastar menos, sino hacerlo sabiamente. El kakebo propone preguntarse si vale la pena gastar en ciertas cosas y aprender a detectar esas falsas necesidades que todos tenemos. Lo mejor de este método es que hace conciencia de los gastos, ayuda a ordenar las finanzas y por ende, aprender a ahorrar.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias