fosil dinosaurio museo
Pexels
31 diciembre, 2020
Redacción ADN40
Ciencia

Ni T-Rex ni Triceratops, ¿cuál era el dinosaurio más común en México?

Regiones como Coahuila y Chihuahua han permitido encontrar evidencias de ceratópsidos como Centrosaurus y Chasmosaurus, sin dejar de lado un nuevo género que se conoció en 2010, llamado Coahuilaceratops Magnacuerna

El aporte histórico de México al estudio y análisis de la presencia de dinosaurios ha vivido un aumento considerable en los últimos años, particularmente en las dos décadas más recientes, en las que los yacimientos con descubrimientos de fósiles han venido a más, aumentando principalmente en zonas que en su momento fueron costas de mar poco profundas, al parecer con vegetaciones tropicales propias del Golfo de México, aunque con climas más cálidos y húmedos.

De acuerdo a un análisis llevado a cabo por los biólogos Fabiola Guzmán y José Luis Gudiño, entre los resultados de los hallazgos de años recientes, los fósiles localizados datan de una época que comprende desde los 199.6 millones de años, ubicándose en el Jurásico Temprano, hasta los 65.5 millones de años, en el Cretácico Tardío.

Asimismo, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se encargó de dar a conocer una recopilación de datos acerca de zonas en las que han sido encontrados algunos fósiles, además de huellas, excremento, nidos y cáscaras de huevo de dinosaurio. Este trabajo lleva por nombre ‘El registro fósil de los dinosaurios en México’, en el que se analiza rastros de dinosaurios ubicados en los estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas, Durango, Puebla, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.

Regiones como Coahuila y Chihuahua han permitido encontrar evidencias de ceratópsidos como Centrosaurus y Chasmosaurus, sin dejar de lado un nuevo género que se conoció en 2010, llamado Coahuilaceratops Magnacuerna y encontrado en el Municipio de General Cepeda, cerca de Saltillo.

A pesar de lo anterior, el tipo de dinosaurio más común que se tiene ubicada su presencia en México no es el Centrosaurus, el Chasmosaurus, ni otro como el Tiranosaurio Rex o el Triceratops, sino el hadrosaurio, o dinosaurios pico de pato, por la forma de su hocico.

Según la publicación “Los dinosaurios de México”, de la revista Ciencias 98 de la UNAM, fue ene 1942 cuando se presentaron los primeros reportes de esta especie, algunos huesos en el estado de Sonora, además del suroeste y norte de México.

Ya para los años 70’s, ene Baja California fueron encontrados restos de un hadrosaurio de cerca de 16 metros de largo, llamado Lambeosaurus laticaudus, uno de los más largos encontrados hasta el momento en todo el mundo.

Respecto a zonas más ricas en yacimientos paleontológicos en México destaca el noreste, al sur y este de Coahuila, y una aislada en una cañón de Tamaulipas, sin olvidar otras regiones como Xochixtlapilco, Oaxaca, y las Peñas, Michoacán.

Cabe destacar que la mayoría de fósiles de dinosaurio mexicanos se ubican en el periodo Cretácico Tardío, con una edad que va de los 99.6 a los 65.5 millones de años.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

Más Noticias