KAL|1_udafputd
14 abril, 2017
Redacción ADN40
Poder

Promesas incumplidas de impresentables gobernadores mexicanos

Prometer no empobrece.

Una máxima de los candidatos a puestos de elección popular. Revisemos cuántas promesas quedaron incuplicadas de quienes siendo aspirantes al voto popular alimentaron la esperanza, pero luego de su paso por los gobiernos estatales, sus compromisos de campaña quedaron en el olvido.

  Tomás Yarrington
En su campaña para gobernador de Tamaulipas en 1998, el político decía “Hagamos de Tamaulipas un ejemplo nacional”. También prometió crear “un clima de paz y de tranquilidad”. Hoy, la promesa de aquel entonces resulta incluso una ofensa. La justicia italiana investiga posibles vínculos de Yarrington con el narco europeo y según el INEGI, el 85.3 por ciento de residentes de Reynosa y el 79.2 por ciento en Tampico, consideran que vivir actualmente en su ciudad es inseguro.

Javier Duarte
En su campaña para Gobernador de Veracruz, el prófugo de la justicia decía “Cuándo se trabaja duro, se puede llegar muy lejos”. Y vaya que llegó lejos no precisamente por trabajar, tan lejos que nadie lo encuentra. El político expulsado del PRI es buscado por enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber legal. En otras palabras, ex gobernador delincuente que en su momento no tuvo empacho de embaucar al electorado con sus falsas promesas.


César Duarte
“Seremos los mejores aliados de quien le apueste a la grandeza de Chihuahua”, decía el político nacido en Parral Chihuahua cuando andaba en campaña. Ahora es perseguido por la justicia, acusado de peculado, enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y uso indebido de funciones. ¿Con quién se alió? En su mandato, el 60% de toda la obra pública se asignó de manera directa a un puñado de proveedores contratistas amigos del gobernador. Cumplió.

Javier Corral
“¿Cuándo nos acostumbramos a la corrupción, a la injusticia, a la desigualdad? Retomemos la lucha, rescatemos Chihuahua, hay que volver a creer.” Así se preguntaba y se respondía a sí mismo el hoy gobernador de Chihuahua. En su primer año de gobierno, Javier Corral usó una avioneta privada, propiedad de un proveedor de su antecesor y prófugo de la justicia, César Duarte. Lo hizo para viajar de descanso a Mazatlán, Sinaloa, donde jugó golf, mientras el estado era sacudido por la violencia, con 14 muertos tan solo en el fin de semana largo del 21 de marzo. ¿Cuándo nos acostumbramos?

Rodrigo Medina
“Siempre queremos llegar más alto (…) Nuevo León es un gran estado y juntos podemos hacerlo más grande”, decía el político regio en 2009. Pero regio fue el desfalco del estado. Sí, llegaron más alto, pero solo el ex gobernador y el puñado de servidores públicos que le acompañaron. A medina le confiscaron una finca campestre en el municipio de Terán, con una extensión de 35 hectáreas. Y entre los delitos que le señalan ,está el de peculado y el ejercicio indebido de funciones, que habrían provocado un daño patrimonial de al menos 3,600 millones de pesos. ¡Altísimo!

vev

Más Noticias