G4BQ4FIONZEHPJVE27GYNYBYN4.jpg
EFE/NOAA
03 septiembre, 2020
Redacción ADN40
Internacional

Hielo de invierno en el mar de Bering cae a mínimo de miles de años: estudio

La pérdida de hielo marino está afectando a la vida silvestre del Ártico, incluyendo morsas, osos polares y focas.

La cubierta de hielo del mar de Bering durante los inviernos de 2018 y 2019 alcanzó mínimos no vistos en miles de años, informaron científicos este miércoles, lo que se suma a la preocupación por el acelerado impacto del cambio climático en el Ártico.

  Los datos de los satélites ofrecen una imagen de cómo ha cambiado el hielo marino en las últimas cuatro décadas en la región entre el Ártico y el norte del océano Pacífico.

Los científicos se volcaron a la turbera, que contiene compuestos orgánicos de plantas que datan de milenios atrás, en la remota isla de St. Matthew, en Alaska.

Al examinar diferentes formas de moléculas de oxígeno atrapadas en el sedimento, los científicos pudieron estimar las condiciones atmosféricas y oceánicas que habrían afectado a las precipitaciones y al hielo marino a lo largo de unos 5 mil 500 años, según el estudio publicado en la revista Science Advances.

“La isla en sí misma ha actuado como su propia estación meteorológica”, dijo el coautor del estudio Matthew Wooller, director de la Instalación de Isótopos Estables de Alaska en la Universidad de Alaska Fairbanks. Las capas de sedimentos en los núcleos de turba sirven como un “libro que retrocede en el tiempo”.

Con el rápido calentamiento del Ártico en las últimas décadas, la extensión del hielo marino sobre la región polar norte ha disminuido constantemente. Este año, el hielo marino del Ártico en verano alcanzó su nivel más bajo de julio en los 40 años de registros.

El hielo marino se acumula de nuevo cada año durante el invierno. Pero el nuevo estudio sugiere que, en el mar de Bering, los máximos de hielo de la estación fría también pueden estar disminuyendo.

La pérdida de hielo marino ya está afectando a la vida silvestre del Ártico, incluyendo morsas, osos polares y focas, con consecuencias para las comunidades indígenas que dependen de la caza para su subsistencia.

La reducción del hielo marino también exacerba el calentamiento en la región, ya que el hielo es reemplazado por parches de agua oscura que absorben la radiación solar en lugar de reflejarla de nuevo fuera de la atmósfera.

“Obviamente, si perdemos el hielo marino, estás cambiando completamente las temperaturas del Ártico”, dijo Julienne Stroeve, una climatóloga del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de la Universidad de Boulder Colorado que no está involucrada en el estudio. “Si lo pierdes todo, vas a calentar la región aún más rápido”.

Sin embargo, la temperatura del aire no fue el único factor que afectó al hielo marino. Los cambios en la circulación oceánica y atmosférica relacionados con el cambio climático tienen un impacto aún mayor, dijo la autora principal Miriam Jones, geóloga del Servicio Geológico de Estados Unidos.

“Está sucediendo mucho más que simplemente el calentamiento de las temperaturas”, dijo Jones. “Estamos viendo un cambio en los patrones de circulación tanto en el océano como en la atmósfera”.

Con información de Reuters

La noticia continúa, mantenla encendida. ¡Descarga nuestra app!

Más Noticias