La empresa Debswana, productora de diamantes en Botsuana, anunció el hallazgo de un diamante de mil 98 quilates,  el tercero más grande del mundo.
Reuters
16 junio, 2021
Redacción ADN40
Internacional

Hallan el tercer diamante más grande del mundo en Botsuana

El presidente de Botsuana, Mokgweetsi Masisi, recibió el diamante de mil 98 quilates, el cual es el tercero más grande del mundo.

La empresa Debswana, productora de diamantes en Botsuana, anunció el hallazgo de un diamante de mil 98 quilates, el tercero mayor de este tipo jamás encontrado en el mundo, según ella.

El presidente de Botsuana, Mokgweetsi Masisi, recibió la piedra el miércoles de manos de la directora gerente interina de Debswana Diamond Company, Lynette Armstrong, quien señaló que la piedra es considerada como la tercera más grande del mundo.

Debswana está controlada conjuntamente por el Estado y por la empresa diamantera sudafricana De Beers.

De acuerdo con Reuters, el ministro de Minerales, Lefoko Moagi, dijo que el descubrimiento del diamante, que mide 73 milímetros (mm) de largo, 52 mm de ancho y 27 mm de espesor, no podría haber llegado en un mejor momento después de que la pandemia de COVID-19 golpeara las ventas de diamantes en 2020.

El gobierno recibe hasta el 80% de los ingresos de las ventas de Debswana a través de dividendos, regalías e impuestos.

El mayor diamante conocido es el “Cullinan”, de más de 3 mil 100 quilates, descubierto en Sudáfrica en 1905.

El segundo, de mil 109 quilates, fue hallado en 2015 en la mina de Karowe, al noreste de Botsuana, primer productor africano de diamante.

Sudáfrica es líder mundial en extracción de diamantes y de acuerdo con historias relatadas por los habitantes, el Cullinan, se extrajo a pocos metros de la superficie de la tierra con una navaja de bolsillo.

La piedra se convirtió en nueve diamantes para las Joyas de la Corona Británica.

La “fiebre del diamante” renace en África

El descubrimiento de piedras no identificadas en la aldea sudafricana de KwaHlathi, ha atraído a miles de personas en busca de fortuna, aunque aún no hay certeza sobre lo que realmente se ha desenterrado.

Con palas, picos o palos, revuelven la tierra y rompen terrones de tierra húmeda con sus propias manos, esperando que surja el destello de la famosa piedra preciosa.

Lihle Magudulela, mostró a la agencia de noticias AFP un pequeño montón de piedras sucias, que fácilmente podrían ser cristales de vidrio vulgares.

“Son verdaderas”, indicó la mujer.

Podré comprar un auto, una casa, podre mandar a mis hijos en una escuela privada
señaló entusiasmada

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias