Chimpancé, bebé, psicólogos a.jpg
Winthrop Kellogg
08 octubre 2021 16:10hrs
Actualizado el 08 octubre 2021 16:10hrs
Redacción ADN40
Ciencia

Estos psicólogos criaron a su bebé junto con un chimpancé: ¿por qué?

Psicólogos criaron a un chimpancé junto a un bebé, para corroborar si el animal podía aprender a ser humano. El final fue trágico.

En los años 30, una pareja de psicólogos del comportamiento decidieron poner a prueba una hipótesis: si las oportunidades ambientales para un individuo podía hacerlo incrementar sus capacidades. Querían criar a un chimpancé de forma humana, para conocer si este podía aprender comportamientos de un bebé y, tal vez, nuestro lenguaje.

Los psicólogos Kelloggs y su cruel experimento

Winthrop Kellogg y su esposa Luella entonces decidieron criar a su hijo recién nacido, junto con un chimpancé. El experimento debía durar 5 años, pero terminó de forma abrupta y trágica antes de cumplir un año.

Los psicólogos adoptaron a una bebé chimpancé de nombre Gua a quien criaron bajo los mismos términos que a su hijo humano Donald, como si fueran “hermano y hermana”.

El experimento con el bebé comenzó el 26 de junio de 1931, Gua tenía siete meses y Donald apenas 10 meses. Durante la crianza, ambos fueron sometidos a diferentes pruebas para medir su desarrollo. Algunas de estas pruebas fueron realmente crueles.

Chimpancé, bebé, psicólogos c.jpg
Winthrop Kellogg

Tanto el bebé como la chimpancé eran golpeados en la cabeza con cucharas, los hacían girar en sillas hasta que lloraban y los asustaban con ruidos extraños.

Ambos llevaban mamelucos de bebé, eran sentados en una silla alta y dormían en una cama, donde les daban el beso de buenas noches.

¿Cuál sería la naturaleza del individuo resultante que hubiera madurado, sin ropa, sin lenguaje humano y sin asociación con otros de su tipo?” se preguntaban los psicólogos en el libro de 1933, “El mono y el niño”.

El trágico final del bebé y la chimpancé

El experimento marchó relativamente bien durante los primeros meses, pero todo se fue descontrolando cuando descubrieron que la chimpancé ya había llegado a su límite intelectual.

Nada de lo que esperaban ocurrió, más bien lo contrario. Su bebé Donald estaba adoptando más comportamientos de simio que Gua de humano. El hijo de los psicólogos imitó la forma de caminar, los sonidos para comunicarse, y el comportamiento agresivo de su hermana chimpancé.

Chimpancé, bebé, psicólogos b.jpg
Winthrop Kellogg

Durante el experimento, Winthrop Kellogg y su esposa Luella llevaron un estricto control de la presión arterial, la memoria, el tamaño del cuerpo, los reflejos, la percepción, la vocalización, la locomoción, las reacciones al cosquilleo, la fuerza, la destreza manual, la resolución de problemas y muchas otras categorías más.

El experimento alcanzó un límite insostenible y cruel, ya que las pruebas eran a menudo similares a una tortura. En una ocasión fueron encerrados en un complejo laberinto para conocer cuál lo soportaba mejor.

Luego de 9 meses los psicólogos decidieron finalizar abruptamente el experimento, ya que el estado de Donald comenzó a preocupar a sus padres. Todo terminó de forma trágica, ya que la chimpancé Gua fue entregada a una reserva de primates y murió un año después; mientras que el bebé Donald tuvo traumas que lo llevaron a quitarse la vida a la edad de 43 años.

La noticia por todos los medios. ¡Descarga nuestra app !

Gm

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias