KAL|0_6bby4ngw
13 septiembre, 2019
Redacción ADN40
Salud

Dieta keto y ayuno intermitente, riesgos para la salud

Propician la pérdida de peso, pero no se pierde grasa, sino líquidos, masa muscular o tejido magro.

Foto: UNAM

  La dieta keto y el ayuno intermitente representan riesgos para la salud y son poco eficaces. Por recomendar la ingesta de grasas y proteínas en exceso, se corre el riesgo de aumentar el ácido úrico, colesterol y los triglicéridos en el organismo, alertó Raquel Valenzuela Argüelles, nutrióloga de la Dirección General del Deporte Universitario.

Este tipo de dietas son hiperprotéicas, es decir, se basan en el consumo abundante de proteínas, y son bajas en carbohidratos, cuyo consumo reducido conducen a un déficit de energía, explicó.

“Para que el cuerpo esté bien nutrido, primero se deben cubrir los requerimientos de energía, si no es así, el organismo echará mano de las proteínas, pero no sólo las que se ingieren en la comida, sino las que están en los músculos”.

El consumo de proteínas en exceso (carnes, huevo y leche, entre otras) detonan el riesgo de aumentar los niveles de ácido úrico, colesterol y triglicéridos. “Este proceso se contrapone con el principio de búsqueda de la salud”.

A largo plazo, “dietas como la keto producen un efecto similar al que experimenta un diabético, que carece de la glucosa necesaria para llevar a las células. Como no hay carbohidratos, tampoco hay glucosa, y esto crea un efecto en el metabolismo llamado ‘cetosis’, mediante el cual el organismo produce acetona y sus compuestos derivados”, detalló.

En cuanto a los ayunos intermitentes, la nutrióloga destacó que su carta de presentación es desintoxicar el cuerpo, y aunque se asegura que son benéficos por esa razón, en realidad el organismo es sometido a un estado de estrés.

Entonces su reacción natural es protegerse: al continuar con las actividades cotidianas y carecer del combustible necesario, empieza a quemar masa muscular y a producir sustancias que tienen más efectos perjudiciales que benéficos para la salud.

El eje de estas dietas populares es comer menos, lo que hace al organismo bajar su metabolismo.
“En suma, el ayuno intermitente y la dieta keto no son sostenibles; es decir, no cumplen con el propósito de crear buenos hábitos de alimentación. Además, si se habla de costo-beneficio, también es importante prever el efecto rebote”.

En cuanto al riesgo de descompensación, recalcó que algunos efectos de la dieta keto son perder músculo y líquidos, aumentar ácido úrico, colesterol y triglicéridos en sangre. En cuanto al ayuno intermitente, produce sustancias tóxicas y desencadena reacciones químicas que, de otro modo, no se presentan en el cuerpo.

La dieta keto y el ayuno no toman en cuenta el estado de salud (si una persona es diabética, hipertensa, o padece alguna alteración, como síndrome metabólico), y se corre el riesgo de agravar algún padecimiento.

Con información de la UNAM

La noticia continúa, mantenla encendida. Descarga nuestra app

Más Noticias