KAL|1_9epqzgxo
Philip and Karen Smith/Getty Images
20 marzo 2017 13:03hrs
Deborah Buiza
Opinión

Felicidad, hoy te vuelvo a encontrar…

Vivimos en una época en la que ser feliz es casi una obsesión.

Felicidad instantánea, a corto o largo plazo, artificial o profunda. Ser feliz o infeliz como decisión y estilo de vida, como si total y absolutamente estuviera en nuestras manos. Bebidas felices, canciones felices, chocolate, buen sexo y vacaciones para ser feliz. Yoga para la felicidad, correr te hace feliz y la terapia puede ayudarte a encontrar el camino hacia la felicidad. Alimentos felices, pastillas y aceites esenciales para sentirse feliz. Frases, mantras y ciencias de la felicidad. Decoración, orden y organización para ser más feliz.

Ideas de antes para ser feliz: estudia, consigue un buen trabajo, gana dinero, compra una casa, ten una familia, jubílate, viaja. Ideas de ahora para ser feliz: estudia si quieres (pero eso sí no dejes de leer siempre), emprende, arriésgate, viaja, viaja y viaja, enamórate, ten hijos o no, viaja, viaja y viaja. Casarse para ser feliz. Divorciarse para ser feliz. Tener hijos para ser feliz o no tenerlos por el mismo fin.

Vivimos en una época en la que ser feliz es casi una obsesión, con tantas cosas y oportunidades uno llegaría a pensar que si no lo es simplemente es porque o es muy tarugo o de plano no quiere serlo. Quizá el asunto no es tan fácil pero tampoco tan difícil.

KAL|1_7c9a8x4d

Para ser feliz se requiere dejar ir aquello que no es nuestro, lo que salió mal, dejar de retener el dolor, las experiencias y las personas que no aportan; perdonarnos, aceptarnos y ser más compasivos con nosotros mismos, tener memoria selectiva para aquello que nos impulsa y nos da paz y dejar de lado nuestro ego que nos hace pensar que todo lo que nos sucede es personal; mantener relaciones positivas, nutrientes y tomar decisiones.

Pero también, dormir más y hacer menos, bajar la marcha, respirar conscientemente, aceptar que no siempre se puede y aprender a vivir con ello, aceptar que a veces toca estar triste y no hacer un drama de ello. Sonreír cuando se pueda y llorar abrazando la almohada cuando haga falta, usar el vestido de fiesta cuando nos dé la gana y dejar de esperar el momento especial para vernos increíbles. Dejar de presumir nuestra felicidad y olvidarnos de la ajena.

Nos hace falta preguntarnos con seriedad y de manera personal qué cosas realmente nos hacen felices, en dónde y en quién depositamos nuestra felicidad, a qué la atribuimos. Uno no puede andar por la vida sin saber que tal vez sí se podía ser feliz y por no darse cuenta no lo hizo. Tal vez es posible ser feliz sin tanto esfuerzo, a partir de las cosas simples, como en la metáfora de las mariposas que se posan en uno cuando uno deja de perseguirlas (sirve igual si pensamos en catarinas).

Sonreír no es tan difícil pero eso de construir felicidad en nuestra vida ya es otra cosa. La felicidad, como todo en la vida tiene un costo, ¿estamos dispuestos a pagarlo? ¿Estamos dispuestos a invertir en nuestra felicidad? ¿Incluso si eso implica aceptar que no siempre se puede ser feliz?

Deborah Buiza G.

Especialista en desarrollo humano, psicóloga, terapeuta, comunicóloga, organizadora de eventos, makeup artist, corredora y mamá.

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias