bisontes.jpg
Getty Images
30 enero 2021 10:01hrs
Actualizado el 30 enero 2021 10:01hrs
Redacción ADN40
Internacional

Inglaterra también quiere tener bisontes: buscan que ‘revivan’ bosques enteros

Se liberará una pequeña manada de bisontes para restaurar el ecosistema de los bosques de Inglaterra

El proyecto de reintroducción de bisontes en Inglaterra, contribuirá a asegurar el futuro de una especie en peligro de extinción, pero también regenerará de forma natural una antigua plantación de pinos; de este modo se creará un ecosistema saludable de bosques y matorrales, lo que potenciará la vida de insectos, aves y plantas.

Las poblaciones de fauna en Inglaterra han caído un 60% desde 1970; a pesar de los esfuerzos por parte de los conservacionistas, actualmente este país es uno de los más mermados en cuestión de naturaleza. Así, el objetivo de esta liberación es demostrar que la solución para abordar la crisis climática puede estar en la misma naturaleza; utilizar las especies claves que puedan restaurar los procesos naturales de los ecosistemas.

Los bisontes “matan” árboles cuando comen su corteza o cuando se frotan en ellos para quitar su grueso pelaje de invierno, sin embargo, esto crea un festín de madera muerta para los insectos, que al mismo tiempo se convierten en alimento para las aves. De igual forma, los árboles caídos permitirán que pase más la luz solar y así las plantas autóctonas puedan prosperar.

Para la etapa inicial de este proyecto se liberarán un macho y tres hembras que procederán de los Países Bajos o Polonia; pues se sabe que el bisonte europeo que se libera en Kent es el pariente vivo más cercano y descendiente de la especie que habitó Inglaterra hace unos 6 mil años, cuando la caza y los cambios de hábitat provocaron su extinción global.

Esta liberación de bisontes está financiada por el People’s Postcode Lottery Dream Fund, abarcara 500 hectáreas en la que no hay senderos, lo que proporciona mucho espacio, incluso para cuando la manada crezca; se pretende que nazca una cría al año por cada hembra.

Para que el proyecto tenga éxito, se debe mantener lo más salvaje posible a los bisontes, por lo que no recibirán alimentos ni refugios artificiales, aunque sí se vigilará su salud, observando su pelaje y examinando sus excrementos. A medida que la manada crezca, el plan será trasladar algunos animales a otros lugares de Inglaterra.

Una vez que los bisontes se hayan asentado, el público podrá visitar la zona. En los bosques también convivirán otras especies que ayudarán a restaurar el ecosistema, como el ganado de cuernos largos, los cerdos de la “edad de hierro” y los ponis de Exmoor. Se espera que los ruiseñores y las tórtolas estén entre los beneficiarios de la ingeniería del ecosistema del bisonte y que la gente pueda experimentar la naturaleza de una manera que no ha tenido antes.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias